Consejos e ideas para escritores noveles

¿Eres escritor novel? ¿Estás escribiendo tu primera novela?
Entonces, sigue leyendo, los consejos y e ideas que te doy a continuación pueden serte útiles.

Semana Cultureta



La semana pasada tuve la oportunidad de hacer algunas cosillas culturales que quería compartir por aquí con vosotros. Se celebró el Getafe Negro, en donde se hacen presentaciones de libros de novela policiaca casi todo. Yo pude ir a la presentación de Forges.  Fue bastante entretenida. 
 
Y luego también había una exposición de fotografía de lugares japoneses en la Fábrica de Harina, donde hacían algunos de los eventos. Estuvo muy bien, lástima que no pudiera acudir a más presentaciones y charlas.


 .................................................................................

Otro de los días acompañé a una amiga a los llamados “días nórdicos”, tocaron dos artistas, uno de Colombia y otra de Noruega, con estilos muy peculiares. Yo creo que viene muy bien ver cosas diferentes a las que no estamos acostumbrados y hacer oído y abrir la mente. La artista que vimos se llamaba: Therese Aune. Canta de una manera muy característica.








...........................................................................................

Para poner la guinda a la semana cultureta (aunque entre medias estoy en mis clases de Diseño Gráfico y dibujo, que es bastante cultural también) acudí a una de las manifestaciones por la Educación Pública, porque todo lo anterior, llegará un momento que no será posible, porque cada vez se cargan más eventos culturales para que la gente no pueda aprender. No podemos dejar que esto ocurra, así que luchemos por nuestros amigos los libros y por cultura libre para todos.

Blanca como la nieve, roja como la sangre


            El otro día blogueando, me llevé una grata sorpresa: el trailer de la versión cinematográfica de: Blanca como la nieve, roja como la sangre, un libro que me enamoró, y que está entre mis libros favoritos desde que me lo leí, en 2011. Fue una casualidad que este libro cayese en mis manos, pero supe que era una gran historia y al parecer no me equivoco, ya tiene película. Estoy deseando verla :)

          Para que os hagáis una idea de la historia, os remito a la página 47, a la entrada que escribí en su día con las frases que más me gustaron. Blanca como la nieve, roja como la sangre.

También os invito a leer la reseña que hice entonces sobre el libro, a la que titulé: Un pequeño tesoro en forma de libro. 

  
       ...................................................

 

Estoy deseando ver esta peli, ¿y vosotros?
 ¿os habéis leído el libro?

El que quiera entender, que entienda



Encontré esta imagen por Internet, y me pareció muy interesante para comentarla por aquí. A veces las personas no nos entendemos por varios motivos: porque no nos expresemos correctamente, porque nos falte vocabulario, porque nos falten habilidades sociales, porque no nos llevemos bien con la otra persona, porque le falte a nuestro receptor ...

Como me gusta mucho analizar el comportamiento humano y la psicología, me puse a analizar esta idea y me pareció interesante hablarlo aquí desde el punto de vista del escritor, al fin y al cabo, es un emisor dando un mensaje a uno o varios receptores, pero qué difícil es, a veces, hacerse entender. Me ha ocurrido, en ocasiones, y supongo que a todo el mundo, que hemos dicho algo y se nos ha malinterpretado. A menudo pasa también en blogs o redes sociales. A veces escribimos una frase en Twitter y cada persona saca una interpretación, que no se ajusta con lo que queríamos decir. ¿De quién es la culpa, de quién escribe o del que lee?, pues supongo que un poco de cada uno y dependiendo del que escriba del que lea. 

Los escritores tenemos la labor de escribir historias y hacernos entender de alguna manera. Una cosa es que cada uno saque sus propias conclusiones del texto (algo que me parece muy enriquecedor) y otra que no se entienda nuestro discurso. 

Cuando empezamos a escribir, es muy posible que no se entienda todo lo que escribimos porque en ocasiones damos por hecho que los demás entenderán cierta información que a veces solo está en nuestras cabezas. A mí eso me pasaba mucho al principio (ahora también a veces) que escribía sobre un personaje y daba por hecho que actuaba de tal forma porque era su personalidad, la cual no había explicado a lo mejor a los lectores. 

Creo que la mejor manera de corregir este error es dándoselo a lectores objetivos, que nos van a señalar qué se entiende y qué no.

De todos modos y volviendo a la imagen, creo que hay personas qué, digamos lo que digamos entenderán lo que quieran entender y contra eso no podemos hacer nada. Supongo que va en formas de ver la vida, pero como en todo no podemos gustar a todo el mundo como tampoco podemos hacernos entender por todos. Un discurso coherente, explicaciones exactas y concretas y pasar los textos por el filtro objetivo de un lector son las claves para hacernos entender todo lo posible.


Nota: El título es el nombre de una canción de Mago de Oz, que me encanta y que le viene al pelo a esta entrada, aunque en realidad juegue con la palabra "entender" por otros motivos.