Consejos e ideas para escritores noveles

¿Eres escritor novel? ¿Estás escribiendo tu primera novela?
Entonces, sigue leyendo, los consejos y e ideas que te doy a continuación pueden serte útiles.

Los cuentos como jamás fueron contados




¿Os cuento un cuento?

Ahora en clase, estamos haciendo exposiciones. La verdad que al que le toca exponer lo pasa más o menos bien pero son muy interesantes. Me gustaría hablaros de todas pero no sé si me va a dar tiempo porque hay una cada dos días así que bueno, intentaré ir haciéndolo al menos de algunas.

Empezaré por la que hizo una compañera mía de los Cuentos. Hizo un buen repaso por la historia de los mismos y nos habló de sus características. Luego nos contó que los cuentos antes no eran para niños y los finales originales de los cuentos más populares como Blancanieves, la bella durmiente o cenicienta. Me pareció muy curioso como acaban esos cuentos en un inicio, y como luego los fueron modificando para no traumatizar a los niños, que empezaron a interesarse por esas historias. Para que os hagáis una idea, y tirando de mi mala memoria y de lo que nos contó, os diré que las hermanastras se cortaron trozos de sus pies para que les entraran en el zapatito de cristal y engañar al príncipe cuando busca a Cenicienta, que a la Bella durmiente, la violaron mientras estaba durmiendo y se despertó al parir, y que a la bruja de Blancanieves la martirizaron con unas sandalias al rojo vivo, obligada a bailar hasta caer muerta. Vamos que más gores no podían ser…

Da la casualidad que hace poco he visto dos adaptaciones al cine de Blancanieves: mirror mirror, pensando que era Blancanieves y la Leyenda del Cazador, que vi después y me gustó más aunque el final es un poco de aquella manera. Solo me falta por ver la versión española…

Luego vimos una adaptación de Barba Azul, en dibujos japoneses. Curiosamente también hace como un mes vi como Melies hacía su película de Barba Azul y pude ver las diferencias. Si no conocéis la historia, os la resumo un poco: Resulta que el pirata Barba Azul busca mujer y le pide la mano a una campesina, que está en la parra y cree en el amor y en los príncipes azules así que, sin conocerle, le dice que sí. El hombre es rudo y desagradable pero es muy rico, así que ella acepta. En uno de sus viajes, Barba Azul le da pleno derecho a que se mueva por el palacio a su antojo y le dice que todo lo que hay en él es para ella, salvo una habitación a la que no puede entrar pero le da la llave. Que ya son ganas de liarla porque basta que te digan que no hagas una cosa para que te entren ganas de hacerlo…

El caso es que el pive se pira y ella se embriaga de riqueza, hasta llega un momento que le cambia el carácter y se vuelve déspota. Al final, en ausencia de Barba Azul, entra a la habitación prohibida y descubre un montón de cadáveres de sus antiguas esposas (seguramente asesinadas por abrir esa puerta, lo que me lleva a la pregunta, ¿y la primera?) el caso es que sale horrorizada y cuando llega él le niega que la haya abierto, pero la llave tiene un curioso mecanismo, que le hace sangrar si ha entrado en ella, y la delata. Entonces él quiere matarla porque le dice que ha abusado de su confianza, y que es igual a todas las demás. Pero llegan sus hermanos, que no se sabe muy bien como se enteran de todo, y la salvan y matan a Barba Azul. La verdad que muy cuento infantil tampoco parece.
 
A mi me dejó pensando en eso de la confianza. A veces a las personas que apreciamos, le contamos nuestros secretos y les decimos: pero no lo cuentes. Y en ocasiones nos traicionan, así que podemos entender ese sentimiento. Incluso es curioso porque me puedo sentir más identificada con un pirata rudo y malhumorado pero triste por la traición, que con ella, que lo único que quiere, al fin y al cabo, es ser poderosa, aunque entiendo que abra la habitación, por otro lado, soy demasiado curiosa…
A mi no me ha dado por escribir cuentos desde los 8 años, pero si queréis hacerlo, tened en cuenta los clásicos, pero no solo como son ahora, sino también como eran sus inicios, a lo mejor se os puede ocurrir algo muy chulo.

Creo que lo que mola de los cuentos es precisamente eso, te cuentan algo, te hacen pensar, y se pueden versionar como quieras y cuanto te plazca. 

Lacombe y la magia



La otra tarde descubrí una nueva sala de exposiciones. Se llama el Museo ABC. Está por la zona de Plaza España y no tenía ni idea de su existencia. Fui con una amiga a ver una exposición de Benjamin Lacombe, un ilustrador parisino que seguramente conoceréis muchos por muchas ilustraciones de cubiertas de libros. Yo tengo un par de libros con sus obras, uno que me enamoró por sus dibujos, que se llama: Genealogía de una bruja. Y la novela la mecánica del corazón. Es cierto que la novela en sí, escrita por Mathias Malzieu, me decepcionó porque la idea era genial pero el desarrollo de la misma me pareció inverosímil y floja, pero qué culpa tiene él, pues ninguna porque la cubierta es preciosa.


Las ilustraciones son geniales, con un aire melancólico, mágico y envolvente; y además había dos muñecas de sus personajes hechas en arcilla que eran espectaculares.  Me recordó a la exposición que vi hace dos años de la película de Tim Burton: Frankenweenie

Os recomiendo que os acerquéis a verla. No es que sea muy grande pero los dibujos son preciosos.

Luego subimos a la primera planta porque había otra exposición, y ya que estábamos allí, pues nos pasamos a verla. La verdad que la atmósfera que habían creado para ella era mejor que la propia obra, o así me lo pareció a mí. La verdad que cuando te dicen: exposición de arte contemporáneo, puedes esperarte cualquier cosa (yo he visto como llamaban obra de arte a un espacio vacío, no sé si es que seré una inculta pero si no hay nada, mucho mérito el artista no tiene)
La habitación ahí tan blanca, con las obras que se mimetizaban con las paredes y luego las cuatro pantallas con videos y una música que se suponía que era relajante y tranquila pero ya sabéis como es mi imaginación y la verdad que me pareció un poco siniestro (a lo mejor es porque estábamos solas mi amiga y yo) pero no sé, podría haber sido perfectamente una escena de película de terror psicológico…que al fin y al cabo el arte se crea para hacer en el espectador tenga algún tipo de reacción, sensación o sentimiento  y la obra no estaba mal, porque realmente hablaba, en mi opinión de la claustrofobia y el agobio y creo que me lo trasmitió de una forma sutil, como el blanco de las paredes, que a la vez pueden ser tranquilizadoras y a la vez asfixiantes.



............................................

Como las exposiciones eran pequeñas, nos dio tiempo a pasarnos por la librería de mujeres, un lugar en el que no había estado aún pero sí que había oído hablar. La librería es pequeñita y acogedora, con un montón de cositas para ver y además las dueñas son encantadoras, si podéis pasaros, es una delicia.

Y para culminar la tarde, mi amiga y yo nos fuimos a tomar un batido al Jardín Secreto, que como es secreto hay que buscarlo y descubrir donde está. No hagáis trampas buscándolo en internet, os parecerá mágico si alguien os lo descubre una tarde de lluvia u os lo topáis sin haberlo planeado, os parecerá todavía más mágico de lo que es. Haced la prueba y ya me contáis.

De personas bellas



Resulta que andaba yo estos días pensando en eso tan subjetivo que es la belleza cuando voy y me topo con un video que habla justamente de ella. El video es de una oradora motivacional llamada Lizzie que tiene una rara enfermedad que no la hace engordar lo que lleva a que tenga un aspecto diferente que algunos han tildado de mostruoso e incluso cuenta, que una vez alguien colgó un video en youtube titulándolo : “la mujer más fea del mundo”. (Y que había miles de descargas y comentarios crueles) Ese tipo de personas superficiales no se dan cuenta del daño que pueden hacer a otras personas (o peor aún, lo saben perfectamente, lo que les convierte a ellos en monstruos), y si tenemos en cuenta que nuestro aspecto físico nada tiene que ver con nuestras características positivas como personas, sino más bien de la suerte o no que hayamos tenido al nacer, es como para plantearnos por qué valoramos tanto la belleza. Por qué a una chica guapa podemos perdonarle cualquier salida de tono o contestación por ejemplo pero a una chica más fea, no. ¿Por qué somos tan superficiales para valorar más a personas guapas que a personas feas?

Me parece un video muy emocionante, de hecho a mi se me saltaron las lágrimas, porque veo el sufrimiento que ha padecido una persona sin motivo, a manos de otras personas que simplemente han tenido más suerte de estar sanas o de ser guapas, sin más. Que no han hecho nada para merecerlo. Nunca entenderé la crueldad de algunos seres humanos y espero no hacerlo nunca.



Pero también dice algo precioso y es que tenemos que pensar qué nos define. Si es nuestro aspecto, lo que piensan los demás de nosotros, nuestro trabajo, o nosotros mismos. Y dice que ella logró sus metas y objetivos apoyándose en todos esos malos comentarios y negatividad que recibía de esa gentuza y yo creo que es una buena forma de motivarse, porque nosotros podemos conseguir lo que nos propongamos.

Es curioso como, al menos a mi me pasa, me parecen más guapas o atractivas las personas que me caen bien. La belleza se vuelve algo transitorio y voluble, ya que puede ocurrir al revés, alguien que nos pareciese guapo ya no lo vemos así cuando esa persona nos ha tratado mal. No sé si esto es una característica de todo ser humano o solo de un porcentaje, pero para mí es totalmente subjetiva y algo propio de mi gusto, ya que en muchos casos me han parecido guapas personas que al resto no se lo parecían.

También ocurre lo mismo con el arte, con un cuadro por ejemplo. Si una película, una canción o un libro puede enamorarle a uno mientras otro lo detesta, es normal que respecto a las personas pase algo similar. Si una persona es buena, te trata bien, es respetuosa, es amable, siempre sonríe y es encantadora, ¿cómo no vamos a verla guapa?

Como bien dice la bella Lizzie, piensa bien qué te define. Quién quieres ser, porque el aspecto físico es un envoltorio, que además va cambiando con los años. Sácate el mayor partido con lo que poseas y siéntete bien porque siempre habrá quien te encuentre maravilloso.

Enfermos de inmediatez




Llevo tiempo dándole vueltas a esta teoría nueva que he decidido llamar: la enfermedad de la inmediatez. Me he dado cuenta de que muchas personas, no voy a hablar de generalidades y sociedad, sino de lo que yo veo a mi alrededor, les pasa esto. Ya sabéis que me encanta saber cosas nuevas del comportamiento humano y este rasgo que estoy viendo en muchas personas últimamente (y a otras que se empiezan a contagiar con el virus) me preocupa bastante.

Los síntomas de éste,  son esa ansiedad por conseguir las cosas rápidamente. Por conseguir beneficios hoy mejor que mañana (y cuantos más mejor), en tener toda la información en dos minutos en vez de en cuatro. En saberlo todo ya y no dejar nada al misterio y al ir poco a poco descubriendo las cosas.

A mi me da mucha pena que nos contagiemos de esto, de que por ejemplo las relaciones entre persona sean cortas y rápidas, sin dar tiempo a conocerse, a crear vínculos y amistades, y ese cariño que las mantiene y  que solo se consiguen con el tiempo y la confianza. Con lo bonito que es vivir todo esto, que sabes que es más real que todo lo que sucede en dos días y se acaba en los dos siguientes. Es como hacer un examen o juicio de valor a alguien en un día o dos y creernos que ya lo sabemos todo de esa persona y entonces decidimos si es válido o no. ¡Cómo no vamos a equivocarnos!

Si esperamos diez minutos a un autobús nos parece una eternidad (esperar búhos también te dota de una paciencia que solo conoce quien lo vive) y si alguien no nos contesta un mensaje en unos minutos perdemos interés por al persona, necesitamos alimentarnos de mensajes y mensajes de whatsapp, cuando es mucho mejor recibir uno solo en el que un amigo te pregunte como estás y si quieres quedar. Porque esa es otra, ¿por qué hay personas que se conforman con ridículos mensajes (algunos impersonales de esos que rulan por todos los grupos) en vez de quedar con personas cara a cara? Y ¿por qué cuando quedan con esas personas no paran de mandar whatsapps a otras? Hay cosas que nunca entederé…Cuando veo comportamientos así pienso que son personas que necesitan mostrar la cantidad de amistades que tienen pero yo lo único que pienso es que son unos maleducados y que si todos los amigos que le escriben son iguales, prefiero no conocer a ninguno de ellos, y tampoco, por consiguiente, a la persona que tengo en frente que tiene el mismo interés en conocerme que yo en saber que absurdeces se escriben.

Creo que el viajecito relámpago que he hecho me ha servido para despejarme un poco de todo esto. ¡Imaginaos un día entero sin whatsapp!, alguno no sobreviviría…

A mi ese tipo de cosas me sirven para unirme más a la naturaleza y conectar el modo animal que todos llevamos dentro como seres vivos. Está bien hacerlo de vez en cuando porque pone las cosas en su sitio en tu cabeza y te muestra por donde debes seguir tu camino, qué es lo importante, y qué es lo que se debe quedar atrás por superfluo (como ese tipo de relaciones alimentadas por mensajes virtuales y tristemente vacías). 

Pero si he traído este tema al blog, y como ya sabéis, me gusta conectarlo todo para darle un sentido, también este síndrome es contrario a escribir. Creo que las personas que escribimos tenemos que cultivar cierta paciencia y serenidad puesto que escribir conlleva una constancia y una fuerza de voluntad de la que muchas personas se han olvidado. Creo que, a parte de la imaginación para inventar historias, que es en lo que se fija la gente que no escribe, esa otra parte es muy importante. Estoy convencida de que muchas personas podrían inventar historias y escritos de buena calidad pero carecen quizás de esa paciencia y ese esfuerzo para escribir de modo continuado. Llevar 16 años escribiendo novelas te da cierta perspectiva de la vida, (es curioso como constantemente se me ocurren nuevos beneficios que me aporta la escritura). 

En general, para los que no escriban, aunque es una buena terapia que podéis probar cuando queráis porque es gratis, creo que lo importante es saber qué es lo que se quiere, tener paciencia para conseguir esos objetivos y luchar por ellos a diario. No rendirnos a la primer obstáculo, no desechar a personas que conocemos desde hace dos días porque tengan un gusto diferente al nuestro en algo, dar oportunidades, probar y experimentar actividades, quizás hemos ido un día a hacer una actividad y no nos ha gustado pero quizás otro día las circunstancias cambien y nos encante. No os cataloguéis ni etiquetéis, ni lo hagáis con los demás ni con nada. Sed libres para decidir en la medida de lo posible y dadle tiempo a las cosas, a los demás y a vosotros mismos, ya veréis como cultivaréis cosas y personas de mejor calidad y eso se convertirá en grandes satisfacciones y momentos felices muy enriquecedores en vuestra vida.