Consejos e ideas para escritores noveles

¿Eres escritor novel? ¿Estás escribiendo tu primera novela?
Entonces, sigue leyendo, los consejos y e ideas que te doy a continuación pueden serte útiles.

Arquitectura negra II

Lo mejor para desintoxicarse de Madrid, pues algunas veces hace mucha falta, es irte unos kilometrillos así en un día espléndido de sábado que haga calorcillo a algún pueblecillo. Para los incrédulos que crean que no sé puede encontrar paz y tranquilidad cerca de Madrid, es que no conoce los alrededores. Cierto es que este sábado salí de Madrid para ir a Guadalajara. Creo que es una de esas comunidades que tienen muchos tesoros escondidos, mientras todo el mundo se queda en ver los sitios más vistosos y más nombrados. Claro que yo los he visto también, pero creo que merece la pena adentrarse por ejemplo por esta provincia. Es verdad que yo juego con ventaja: está al lado de Madrid y la conozco bien gracias a mi familia. Hace tiempo os hablé algo de mi pueblo, y volveré a hacerlo porque ¡fue hace siglos!, pero creo que lo dejaré para otra entrada, para no extenderme.
Donde estuve fue en un pueblo que se llama Majaelrayo. En realidad cualquiera de los de alrededor, son bonitos. Son los llamados pueblos de la Arquitectura Negra (que tienen un nombre muy novelesco, por otra parte) ya os hablé sobre otros pueblos que son del grupo, así que os sonarán.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
Es un sitio ideal para hablar de naturaleza y disfrutarla. También hay una ciudad encantada así en plan “hermana pequeña de la de Cuenca” que es un sitio ideal para escuchar el silencio. Lugar propicio para tener conversaciones transcendentales y de sonreírle al sol (aunque acabes de ver un lagarto de tamaño de un gato…)
Lo malo es que por todos los lados hay bichos (que le voy a hacer si es que me ponen nerviosa los insectos) pero también hay perros y gatos sueltos, había un perro que se venía conmigo y su dueña se pensaba que iba a quitárselo (tranquilos, dueños de perros, me gustan mucho, pero aún no he robado ninguno-aunque ganas me dan-, jaja) e incluso un gatoperro que era una pasada, porque fue llamarle, cosa que hago con todo perro y gato que veo, pero sin la esperanza de que me hagan caso, y este gato, vino corriendo que me dio hasta cosa y me sobó las piernas, se dejó tocar y vaya, que se venía a casa…
Además cogimos moras (ayyy que recuerdos de cuando era pequeña e iba con mis padres y abuelos a cogerlas) y me traje un buen bol…
Vimos también el colmo del pijismo: dejar al yorkshire bajar del coche con la correa para que hiciese sus necesidades sin bajarse del land rover. Y digo yo, ¡para qué tanto coche, tanto modelito, tanto dinero (¡y tanta tontería!) si después no sales de un puñetero coche!! ¡Ayyy, madre, que hay gente que no sabe disfrutar! Es que últimamente estoy muy reivindicativa, no os extrañe que haga próximamente una entrada un poco polémica, que ya toca, ¿o no?
Lo dicho, me gusta Madrid, que haya de todo, pero a veces una desintoxicación a tiempo viene pero que muy bien.
.
Publicar un comentario en la entrada