Consejos e ideas para escritores noveles

¿Eres escritor novel? ¿Estás escribiendo tu primera novela?
Entonces, sigue leyendo, los consejos y e ideas que te doy a continuación pueden serte útiles.

A. Inspírate: en las personas especiales

Los escritores, a veces también se inspiran en personas. Para mi es una bonita fuente de inspiración, la verdad. Pienso que cada persona puede enseñarte algo, aunque solo sea una cosa y sea mala. Algunas otras te enseñan muchas malas (a veces consiste en valorar mas a otras personas). Hay otras (a las que ya he llamado en algún otro momento, personas especiales) insisto, especiales para mí, supongo que cada persona tendrá su propio concepto, que te enseñan prácticamente a diario. Y sobretodo a estos últimos, os pido disculpas por haber cogido alguno de vuestros rasgos para alguno de mis personajes, miradlo por el lado bueno, es lo suficientemente interesante para que me sirva. Por ejemplo, en la novela que estoy escribiendo ahora, en la que hablo sobre estos aspectos con profundidad. De cómo perdemos a las personas a las que queremos.
Como decía, esas personas nos enseñan muchas cosas y nos marcan de por vida. Cuando nos acordamos de ellas, nos duelen. Hay una frase por ahí que dice: “no hay nada más triste que un recuerdo feliz”. Somos felices a ratos, y la mayoría de las veces es porque a otro ser, independiente de ti, ha querido que así fuera. A veces, para no perder esos recuerdos, o lo que sentí al vivirlos, los escribo. Es una forma de que no se pierdan del todo, porque ¿Dónde van ese tipo de cosas? hay dos tipos de cosas que colecciono, que no sé muy bien donde se guardan, una son todas las sonrisas que la gente me dedica y la otra estos momentos. Pero no consigo encontrar el cajón donde los dejé… por eso, me reconstruyo un mapa con palabras para conseguir llegar a ellas.
No importa el tiempo que hayas estado con esas personas, sino la intensidad del momento. En ocasiones solo hemos estado con una persona un día, y ya la has cogido cariño (no se si a la gente le pasa esto) y al contrario.
Por eso no ceso en la búsqueda de este tipo de personas, porque las que conoces y pierdes un día, son irrecuperables. Y de alguna manera vuelves a buscar quienes te regalen esos momentos de los que, al fin y al cabo, se compone la vida. No es el dinero, ni el puesto que ocupes en tu trabajo, ni nada eso.
Creo que es como una droga. Necesitamos esa dosis que solo tienen algunas personas que no siempre son las que tenemos cerca. Ojalá pudiéramos elegir la compañía de aquellos que se marchan, y se convierten de nuevo, y sin remedio, en desconocidos.
Publicar un comentario