Consejos e ideas para escritores noveles

¿Eres escritor novel? ¿Estás escribiendo tu primera novela?
Entonces, sigue leyendo, los consejos y e ideas que te doy a continuación pueden serte útiles.

Cómo comenzar una novela

Si has llegado a este blog seguramente te hayas planteado alguna vez escribir un relato o una novela, pero quizás no sabes muy bien cómo empezar a hacerlo.

Hoy te traigo tres tips o consejos para que puedas comenzar a escribir tu novela, asegúrate de que cumples todos los requisitos antes de lanzarte a construir tu historia, porque unos buenos cimientos harán que la construcción no se tambalee a mitad de escritura.

¡Empezamos!


Tres tips para empezar a escribir una novela  

  1. Tener una idea. Creo que es básico saber sobre qué queremos escribir. Seguramente hayas escrito, alguna vez o quizás cientos de veces, cómo te sientes, qué cosas te han pasado a modo de diario…pero cuando escribes ficción, tienes que tener una idea clara sobre qué quieres trasmitir con tu texto. No queremos conseguir desahogarnos, por ejemplo, como sería en el otro caso. Tenemos que contar algo que no ha pasado, queremos trasmitir una idea, queremos desarrollar algo que se nos ha ocurrido. Creo que este punto es básico porque si no sabemos sobre qué queremos escribir, ¿cómo vamos a escribir sobre ello? 

 2.   ¿De dónde puedo sacar una buena idea? A lo mejor tienes muy claro sobre qué quieres escribir, pero a lo mejor no, o quizás sabes el tema pero no el enfoque y eso es lo que te frena a la hora de enfrentarte a la hoja en blanco. Existen infinidad de modos para poder inspirarte (el cine, otros libros, series, exposiciones, la vida misma…) en este punto yo recomendaría no obsesionarse con la idea de inspirarse o encontrar la idea porque es cuando menos la encontramos. Quizás incluso se nos puede ocurrir una idea mejor por el camino y no debemos desecharla. Dependiendo de cómo tengamos de desarrollada la idea inicial de la que queremos partir, seguiremos por ese camino o no. Y aunque esta idea nos guste, quizás no sea el momento de escribirla y tengamos que hacerle más caso a la otra que se nos ha ocurrido en el proceso de inspiración. Cada cosa tiene su momento y a la escritura le pasa lo mismo. 

3.  Método de trabajo. (Planificación) Una vez que tengamos la idea de la que partir para trabajar, necesitamos planificar nuestro método de trabajo. Creo que es básico encontrar en qué momentos vamos a poder escribir y trabajar en la historia. Cuando no somos constantes y vamos escribiendo a ratos, es muy posible que dejemos la historia a medias. Si conseguimos tener un horario fijo en el día nos será mucho más fácil continuar la historia porque la tendremos fresca. Si dejamos de escribir durante días, lo más seguro es que tengamos que estar releyendo todo lo anterior mil veces y eso nos puede agotar porque cuando terminemos de leer no tendremos tiempo para escribir y no avanzaremos en la historia. Cuando llevamos pocas páginas no pasa nada, pero imaginaos que ya llevamos sesenta…

Encuentra también un lugar de trabajo lo más relajado posible y sin distracciones, es vital poder estar concentrados en lo que estamos escribiendo, para poder meternos en la historia y poder sentir como lo hacen los personajes y vivir la historia, es una experiencia muy bonita para nosotros personalmente y algo que hará que llegue a unos futuros lectores.


Hay mucho más que contar en estos tres puntos y si te ha interesado esta entrada, además de seguir publicando consejos y tips de escritura por el blog, también puedes echarle un vistazo a mi guía de escritura:  
Cómo escribir una novela, donde hablo de todo esto mucho más extensamente. 
Y para cuaalquier consulta, además del apartado de comentarios, podéis escribir a: proyectodescritora@yahoo.es

Propósitos literarios 2017

Qué mejor manera de comenzar este año que con una lista de propósitos literarios para el 2017 y qué mejor lugar que hacerlo en el blog ya que tiene que ver todo con la temática de éste.
¡Empezamos!


.1. Lecturas:  Este año quiero leer un poquito más. En 2016 he estado muy vaga (el problema es tanto corregir y escribir, que luego no te apetece tanto leer) pero yo creo que si me leo un libro al mes, voy que me mato...jajaja (Yo no sé como lo hacéis para leer 70 u 80 libros al año...creo que mi record estuvo en 50 algún año, que no está mal tampoco, pero prefiero leer menos y asimilar mejor, que yo soy una lentorra para leer).

.2. Planning por asignaturas: Si os digo la verdad ya no sé cuantos años llevo haciendo esto pero me sigue pareciendo super práctico para llevar un control de las actividades que voy haciendo, así que seguiré con él.

.3. También añado mis objetivos pizarriles del día (de 3 a 6 puntos que quiero conseguir al día y que escribo en una pizarra).

.4. Y éste año, he añadido además objetivos por mes. Quiero probar a ver como de efectivo es esto para conseguir mis objetivos, en vez de en global durante el año, por meses. Se trata de desmenuzarlos con más pasitos y pequeñas metas para ir consiguiendo las metas más grandes. Ya os contaré como me ha resultado de efectivo.

.5. Terminar alguna novela que tenga a medias. (Tengo como 12 o 13 sin terminar...)

.6. Publicar 47 entradas en el blog. Espero llevarlo más al día porque lo he conseguido este año pero suelen acumulárseme al final del año.

.7. Ver 47 pelis y series.

.8. Ir a 47 eventos culturales, entre ellos exposiciones, museos, eventos literarios, etc.

.9. Me gustaría continuar la segunda parte que estaba escribiendo de una distopía. Os hablaré más de esta historia si os apetece, pero tengo muchas ganas de continuarla y de seguir inventándome peripecias que deben sufrir los personajes.

.10. Estoy trabajando en una tercera guía de escritura y prono sabréis noticias sobre este nuevo librín, así que otro objetivo de este año es publicarla.

.11. Me gustaría preparar alguna otra novelita para publicar pero ya veremos.

.12. Y que Julieth tuviese una libélula de buena suerte, por una vez en su vida. A lo mejor este es su año, porque es la novela número 17...

.13. Quiero aprender alguna nueva técnica de acuarela y acabar al menos un cuadrito con acrílicos.

.14. Me gustaría vender mi ejemplar número 5.000.

.15. Que el Club de escritores noveles llegue a 20.000 amigos.

.16. Me gustaría terminar mi diario visual, que me está durando más de lo previsto...

.17. Voy a empezar a dar talleres de escritura creativa, espero que vayan muy bien, lo de ser profe siempre me ha molado.

.18. Tengo algún que otro proyecto aún secreto, esperemos que sigan adelante y pueda comentarlos por aquí.

.19. Ir a la Feria del Libro de Madrid al menos cuatro días.

.20. Celebrar el 9º Cumpleblog.

.21. Que el blog en Facebook llegue a 10.000 amiguitos. 

.22. Ir al registro. (Una vez o dos voy seguro...).

.23. Conseguir todos estos objetivos y escribir una entrada al finalizar el año contando que ha sido así.


¿Y vosotros, ya habéis hecho vuestra lista de propósitos?




Carta de despedida al 2016



Carta Nº 14

Suelo empezar esta carta comentando que es una tradición que este año hace ya 14 años. Los cinco primeros años las escribía en formato email y se las enviaba a mis amigos para felicitarles el año de una manera más espacial, siempre he odiado los mensajes estándar en plan “corta y pega” puedes escribir mejor o peor pero que sea tuyo, eso siempre se agradece. Desde que tengo el blog, la comparto por aquí en la que es la última entrada que escribo del año, siendo la número 47.

En ella hago como un balance de mi año con alguna de mis teorías que se me  han ido ocurriendo a lo largo del año que despido. Me leo antes las de los anteriores años porque a veces tiendo a repetirme, y leyendo la anterior, va a ser difícil superarla porque me pareció una metáfora muy buena aquella obra de arte del laberinto, pero bueno, haré lo que pueda. (Podéis leer las demás cartas, por cierto, al final de ésta).

Uniendo la teoría del año pasado del laberinto, este año he añadido a mi vocabulario una palabra que es prácticamente mágica, y es sincronicidad. Si buscamos el término, su definición exacta es: la simultaneidad de dos sucesos vinculados por el sentido pero de manera acasual. Igual explicado así no se entiende muy bien, pero sí se puede entender con ejemplos, como que alguien te llame o aparezca justo en el momento indicado, o que leas o veas algo justo de un tema que te rondaba la cabeza, o que justo ibas a llamar a alguien y ese alguien te llama, etc. Como si los planetas se alinearan por momentos para hacerte la vida más fácil y más especial.

A este principio, muchas veces lo he descrito como que el Universo decide, porque es así, tú no decides con quién, cómo y cuándo vas a tener sincronicidad con alguien, simplemente ocurre. Coincidencias, estar conectados, encontrarse en el laberinto… La sincronicidad pasa queramos o no y se va cuando quiere, pero este año he disfrutado de esa sincronicidad en varios momentos y ha sido maravilloso, quizás ese es realmente el sentido de la vida, esos “me acuerdos” que se crean a partir de casualidad y momentos inesperados con personas maravillosas.


Partiendo de esta teoría, y mezclando la del laberinto, creo que no es cierta la afirmación de que elegimos a nuestros amigos. A veces he conocido personas que me caían genial y que habría querido mantener en mi vida, sin embargo circunstancias, vidas o elecciones de la otra persona han hecho que no fuera así. (Aunque es curioso como con el tiempo descubres que era mejor que se alejasen). Otras veces somos nosotros los que decidimos quienes no pueden seguir siéndolo porque descubrimos características en ellos que no nos gustan (soy muy benévola con muchas cosas pero con la maldad no puedo), sin embargo y con el tiempo, son algunas personitas, que quizás al principio ni siquiera reparaste apenas en ellas (o sí, porque a veces conozco a personas y digo: “sé que vamos a tener una relación más estrecha, aunque no sea todavía”, y luego resulta que es así), las que conforman esos momentos ideales y le dan sentido a la sincronicidad, porque están ahí cuando más las necesitas, porque te llaman cuando necesitas hablar, porque te sorprendes diciendo cosas a la vez, porque te apetece el mismo plan, porque se os ocurren las mismas ideas, porque te proponen planes geniales justo cuando más te apetecen…

¿Y sabéis como podéis reconocer a estos seres mágicos? Pues porque siempre te hacen reír, porque cuando te ven te abrazan, porque te dejan ser tú misma, porque no se toman como un ataque la asertividad, porque cuentan contigo, porque para ellos eres importante, porque te van a decir las cosas como son pero con cariño, porque se preocupan por ti y te animan en los momentos bajos y festejan tus triunfos… pero hay algo que es infalible para reconocerlos, una idea que ya conocía de hacía años que resume bien lo que me hacen sentir esas personas, ¿qué es más importante, saber que cuentas con alguien o saber que ese alguien cuenta contigo? Es maravilloso cuando alguien nos apoya pero creo que es mucho más importante lo segundo.


Para este año que empieza, además de seguir trabajando de lo que me gusta (la verdad es que he tenido un año muy literario y espero que este nuevo año vaya por el mismo camino) de pedir salud y felicidad para mis seres queridos (que tan importante es) me gustaría poder seguir disfrutando de esa magia sincronizada, que en su día también llamé “momentos Amelie” sin saber bien que existía una palabra que definía esos instantes y que pueda compartirlos y disfrutarlos con vosotros.



Que 2017 os trate como os merecéis. Os quiero.