A veces, escribo de más...

..........................................................................................................Y ésta, es una de esas veces.

Escritos Proyectados 2010

Los trextos participantes del primer certámen de ESCRITOS PROYECTADOS 2010 son los siguientes:

18 comentarios:

Proyecto de Escritora dijo...

AVISO A TODOS LOS PARTICIPANTES:

En este apartado es donde tenéis que escribir ANÓNIMAMENTE vuestro texto (recordad que puede ser de cualquier formato -minirelato, microcuento, poesía, etc-, de un mínimo de una frase y de máximo de extensión corta, con temática de este blog: proyecto de escritora)

Pero tampoco hay que esmerarse un montón! jaja con que sea una cosa graciosa o curiosa o que me guste, basta.

Y firmada con seudónimo.

Muchas gracias por participar,
y mucha suerte!!

Anónimo dijo...

Nunca encontraba algo que saciara mi espíritu hambriento. Un instante, y sin saber como, apareció en mi vida. Allí estaba, textos, entretenimiento y simpatía. Alguna persona se reflejaba en aquella esmerada tarea, poco a poco, leyendo y comprendiendo tan perfeccionada labor, decidí que era hora de entablar una singular amistad. ¡Gracias…Proyecto de escritora!


Aina.

Anónimo dijo...

"Confía"

Te estaré esperando, aunque creas que nuestros caminos estén cerrados, o creas que no hay vuelta atrás. Cuando necesites un abrazo, un suspiro, una mirada, mi cuerpo, mi alma estarán para consolarte mi amor.

Te estaré esperando, estaré ahí cuando creas que no tienes a nadie, cuando te sientas miserablemente solo. Estaré ahí mi amor, aunque no lo creas, aunque no lo pienses.

Te esperaré hasta cuando menos lo esperes, cuando quieras hablar de los problemas, de tus inquietudes, cuando quieras discutir, hasta cuando quieras amar, Te estaré esperando.

Estaré cálida para cuando tengas frío, helada cuando tengas calor, seré lo que siempre has querido, créeme, estaré ahí.

Te estaré esperando, en el final del camino, y cuando menos lo imagines, a la mitad de el, en tus obstáculos, cuando no sepas por donde ir, ahí estaré, para guiarte.

Eres Tú, al que quiero en mi despertar, Tú al que deseo a mi lado por las noches, que me cuentes cómo estuvo tu día, si quieres un abrazo, quiero ser yo quien te lo de, si quieres ser feliz, quiero ser yo la mujer de tu vida capaz de realizar tus fantasías.

Te estaré esperando, después de esas largas tardes de trabajo, con un rico Té con leche, y una manta calentita.

No dudes en esperar de mi, un beso suavesito, no dudes en esperar mi amor porque sienpre estará, siempre estaré, porque te quiero a ti a mi lado. Me haces feliz ahora, y se que lo harás cuando avancen los años.

Confía, y verás cómo las cosas van mejorando. ♥



Lih Frenzy♥

Anónimo dijo...

Iba languideciendo sobre el caballo, por aquel inhóspito erial que me envolvía, amenazando con absorberme con su tupida red, hecha con artificios camuflados de sapiencias, los primigenios conceptos que ya poseía.
Ensimismado en éstas cavilaciones llegué, sin apenas apercibirlo, a un verde vergel. Preguntando a una lugareña que se hallaba lavando ropa en un riachuelo, me dijo que se trataba de un acogedor sitio, en que sería bien recibido, pues las gentes que moraban en él eran muy hospitalarias.
Me encontré en un lugar sabiamente regido por una hadita inquieta; que lo cuidaba y mimaba primorosamente, narraba a sus seguidores lo que le había acontecido en sus legendarios viajes, sus atesorados conocimientos sobre las artes que hábilmente manejaba y les reflejaba su opinión sobre manuscritos, que habían pasado por sus dulces manos.
A los lugareños que habitaban éstos dominios, le caracterizaba su afán por aprehender a armar bien sus ideas, y expresarlas adecuadamente.
Muy bien fui tratado, y aún continúo en tan paradisiaco reino.


corso21

Anónimo dijo...

"Estaba escrito."

Inmadura por naturaleza, aunque no era una niña.
Adoraba los tacones de vértigo, pero prefería andar descalza por los pasillos.
Coleccionaba amantes y amoríos al caer el crepúsculo. Era escurridiza y lánguida. Su momento era la noche cerrada, y su aparición: brillante y revoltosa. Luciérnaga saltarina y seductora, sauce llorón en soledad y deseperación.

Del bolsillo arrastraba una cadena con todas esas penas y delirios que hicieron de ella un corazón desconfiado... un alma poeta.
Llenaba su mundo con un verso en el puño. Encandilaba galaxias con un poema en la comisura de sus labios.

Especialista en mezclar lascivia y metáforas finas; adicta a dibujar sentimientos con las palabras.
Magia, melodía, merengue y menta.

Se perdía en el mismo laberinto que ella misma creaba, y sin saberlo, llegó al centro de una dimensión inexistente pero explorada, donde un duene imaginario le habló de amor y letras; de arte y literatura; de pensamientos y sabiduría.
Trazando en su interior una espiral negra, como la de un cuaderno, que conectaba directamente su alma con su parte racional.

Aprendió ese laberíntico camino de memoria, como la palma de su mano. Jamás se cansó de recorrerlo. Siempre ansiaba más. Su curiosidad no tenía límites, y sus posibilidades se le antojaban infinitas... y así nació un proyecto de escritora.
Siempre en constante crecimiento; siempre en movimientos irregulares y confusos. Siempre al apaciguo de sus impulsos. Nunca por ánimo de lucro, ¡qué poco poético!
En fin... siempre inmadura y fresca.



BichoVerdeFosforito.

Anónimo dijo...

Vale, te contaré uno de mis mayores deseos, pero no se lo digas a nadie. Evidentemente no soy ninguna lumbrera, aunque tengo mis momentos de… lucidez por decirlo de algún modo. Conozco a personas que tienen el secreto, la meta, el miedo. En cambio yo tengo mucho de todo eso. Demasiado para mi gusto. Un niño quiere ser adulto y un mayor quiere ser joven. Por el amor de Dios, ¿es que nunca nos conformaremos con nuestra edad, color de pelo o personalidad? Somos imbéciles, ya lo creo. Pensamos que la verdad se encuentra en algún sitio, en una caja al lado de la perfección y de todas esas palabras precedidas por un determinante determinado. Como si sólo existiera una verdad o una persona perfecta. Si ya sabemos que ambas cosas son relativas. Queremos el felices para siempre aunque no soportamos la rutina. Bueno o malo, es costumbre. ¿Por qué quieres lo eterno? Nos contradecimos cada minuto. En estas pocas líneas que he escrito hay más de tres contradicciones, incluso en lo que yo misma opino (no pienses ahora que me estoy excluyendo). Empleamos semanas, meses, incluso años, en conseguir lo que nos proponemos y en cuanto lo tenemos carece de interés. Y otra vez a buscar una nueva meta. Somos insaciables, nuestros ídolos cambian si les encontramos algún defecto y es que todos necesitamos un modelo a seguir, y el que no tiene se esconde a través de la fé. ¿Por qué una persona cuando puedo seguir a un Dios? Para gustos los colores. Y bueno, yo lo único que iba a hacer era confesarte un deseo, ¿verdad? Recalco, UNO, no EL. Otro ejemplo más, tendemos a escabullirnos de lo que nos asusta, que si lo diga no se cumpla, pero como estamos ante un imposible qué más da. La esperanza es lo último que se pierde aunque no lo muestres y… Desearía ser recordada.

Lutistrópico

Anónimo dijo...

Leía una entrada de Proyecto de Escritora tumbada en el sofá, portátil sobre las piernas y un gin tonic frío y refrescante sobre la mesa. Levanté la cabeza y observé un cielo gris y plomizo a través de los ventanales del salón. Estaba siendo un agosto extraño, con poco sol, mucha humedad y aburrido. Los días transcurrían sin mucho que hacer y sólo había ido dos veces a la playa. ¡Maldito tiempo!. Detesto los domingos veraniegos si no estoy en la playa. Los paso frente al portátil, escribiendo de sabores, leyendo relatos de cientos de personas que se encuentran a cientos de leguas sin viajes submarinos, dibujándome sonrisas amargas y pintándome algunas lágrimas dulces que no por ello dejan de ser igualmente saladas...
¿Qué hacía antes de esta era tecnológica?. Leía, veía la televisión... La televisión cada vez me gusta menos. ¡Qué horror!. ¡Qué poca creatividad y qué derroche de vidas insulsas se ven en un programa sí y otro también!. Frunzo el ceño, doy un sorbo al gin tonic y una gotita de condensación cae juguetona sobre mi pierna. Sonrío y me seco con la mano izquierda, mientras, con la derecha, deslizo los dedos sobre la tableta del portátil, cliqueo sobre "Haga su comentario" y, sin pararme a pensar siquiera, empiezo a escribir las siguientes palabras:
"Leía una entrada de Proyecto de Escritora...".

Anónimo dijo...

A través de tus ojos
he visto la profundidad del cielo en su noche más oscura,
un atardecer con brillo o, incluso,
a la bella luna
jugando con las mareas, agitando las corrientes…
susurrando quedo al viento,
(desde oriente hasta poniente),
que desvíe navegantes
de sus rutas y destinos,
haciendo comunes caminos,
descubriendo a cada paso
inquietudes e historias que,
al fin y al cabo todos,
en nuestra bitácora compartimos…

A través de tus ojos,
desde que te conocí hasta ahora,
compartimos inquietudes Proyecto de Escritora.


EUTERPE.

Anónimo dijo...

Como los médicos reparan cuerpos o los albañiles construyen casas, los escritores creamos sueños y reparamos almas.


Huxley

Anónimo dijo...

Dame una coma, y te daré una espera. Dame un punto, y te daré curiosidad. Dame una interrogación, y te daré un misterio. Dame un guión, y te daré una voz. Dame una letra, y te devolveré una sensación. Dame una palabra, y te daré una leyenda. Dame una frase y te daré una historia. Dame un párrafo y te regalaré una vida.
Pero préstame un bolígrafo, y juntos crearemos universos.


Asteries

Anónimo dijo...

Ella dejó la taza de té junto al teclado. Encendió el ordenador y un led rojo relampagueó como una estrella en el cuarto en mitad de la noche. De madrugada, insomne, se sentía perdida. No había nadie más despierta en casa. Aislada del mundo en su cuarto, tonteó con las teclas intentando terminar ese relato a la mitad donde vertía las lágrimas de su inexperiencia. David la había dejado. Se le empañaron los ojos pensando en el último roce de sus dedos, alejándose. Por otra. Por otra. Se acercó las yemas de sus dedos a los labios, a la nariz, concentrándose, por si aún podía distinguir algo de su olor.

El ordenador la miraba fijamente. Cada letra era como una piedra en un estanque, llenándolo de ondas alocadas. Tomó un sorbo de té. Tenía que olvidarse de él, pensar en otra cosa, no dejar que se apoderara ni un instante más de su mente. Suspiró hondo. No quería estar sola, pero estaba sola. Google. Qué más daba; algo. Alguien. Un blog. Viajes, escritura, algo que la distrajera. Proyecto de escritora.

Le gustaba la sonrisa de la chica de la foto, y el fondo verde llenaba la pantalla de frescor. Esa chica escribía, como ella. David. No, otra vez no, ¡estás desterrado!, pensó en silencio. Puso música suave, que la distrajera, que evitara que volviera su nombre. Se concentró en leer las entradas del blog. Sí. Aquello le gustaba. La curiosidad estaba desterrando la pena. Cuando suspiró aliviada estaba amaneciendo, y el sueño, por fin, estaba apoderándose de ella. Dormiría toda la mañana, ¿qué importaba que no fuera a la facultad ese día? Él no la echaría en falta. Apuró el té, frío. Tenía una última cosa que hacer.

El procesador de textos seguía detrás, en segundo plano, aún esperando pacientemente, aún mostrando sus frases a medio terminar. Lo comprendió de pronto, un obstáculo le pedía avanzar. Él estaba allí, entre las frases. Y pulsó la tecla. Borró cada una de las letras de su nombre, una a una, tecla a tecla: D-A-V-I-D. Eliminado de sus palabras. Y entonces se le ocurrió una idea, pero se moría de sueño. Bajó la persiana y se tumbó sobre la cama, pensando en la primera página de su nueva vida.

HAL 212120

Anónimo dijo...

Ella dejó la taza de té junto al teclado. Encendió el ordenador y un led rojo relampagueó como una estrella en el cuarto en mitad de la noche. De madrugada, insomne, se sentía perdida. No había nadie más despierta en casa. Aislada del mundo en su cuarto, tonteó con las teclas intentando terminar ese relato a la mitad donde vertía las lágrimas de su inexperiencia. David la había dejado. Se le empañaron los ojos pensando en el último roce de sus dedos, alejándose. Por otra. Por otra. Se acercó las yemas de sus dedos a los labios, a la nariz, concentrándose, por si aún podía distinguir algo de su olor.

El ordenador la miraba fijamente. Cada letra era como una piedra en un estanque, llenándolo de ondas alocadas. Tomó un sorbo de té. Tenía que olvidarse de él, pensar en otra cosa, no dejar que se apoderara ni un instante más de su mente. Suspiró hondo. No quería estar sola, pero estaba sola. Google. Qué más daba; algo. Alguien. Un blog. Viajes, escritura, algo que la distrajera. Proyecto de escritora.

(primera parte)

HAL 212120

Anónimo dijo...

¡ah, vale ya veo que aunque dio error entró el comentario completo! Ok

HAL 212120

Anónimo dijo...

Acrósticos para un hada.

Espera, deja que te acompañe en tu viaje.
Saca todas tus historias de la maleta,
Compártelas conmigo y
Rompe la costumbre en mil pedazos.
Ilusión, empuje, dudas y novedad:
Todo en ti está vivo.
Ocasionalmente hada, zurda y detective,
Rescatas una nueva visión del mundo cada día.
Anota todo en tu libreta y sigamos caminando.

Pseudónimo: Arlesiana.

Anónimo dijo...

Juventud y literatura

Hace varios minutos que unos jóvenes me están observando de reojo desde el otro lado de la ventana, en las afueras del bar. De vez en cuando, los pillo y ellos sonríen como si la cosa no fuera con ellos. Tal vez sólo pretenden entretenerme, mientras yo, sigo a lo mío, tecleando un nuevo microrrelato en el portátil. No es un secreto a voces, pero no hay que ser muy culto para darse cuenta de que la literatura y los jóvenes actuales no congenian demasiado. Cuestión de modas, ahora gusta más el fútbol o esos programas basura de la televisión ¡Qué se le va a hacer!
Cuando vuelvo del baño -una pausa siempre es bienvenida- mi ordenador ha desaparecido de la mesa. Los muchachos también.
¡Estúpidos adolescentes!, sonrío aliviado: ¿qué se creen esos desalmados que no los he guardado en mi pendrive?...

savio blue

Anónimo dijo...

Ayer, antes de la lluvia
se amaron las nubes como dos serpientes
Como un toro bramó el cielo
y yo esperé la noche para buscar tus ojos

Anduve inquieto de un recuerdo a otro
con el temor de que la lluvia me dejara vacío,
de que apagara todos mis latidos y se llevara la semilla de tu boca o el polen de tus labios

cada noche desperté,
y husmeaba en el huerto para ver si brotabas
...como una estrella con pétalos rojos

Escrute los arboles
para saber si habias anidado en sus ramas
o si cada tronco nuevo eran tus brazos o tus dedos

Caminé entre los surcos de la memoria
y solo encontré tus ojos y tu boca

... Que nacían en medio de la luna
entre ríos de caracoles y conejos dormidos

Anónimo dijo...

Ayer, antes de la lluvia
se amaron las nubes como dos serpientes
Como un toro bramó el cielo
y yo esperé la noche para buscar tus ojos

Anduve inquieto de un recuerdo a otro
con el temor de que la lluvia me dejara vacío,
de que apagara todos mis latidos y se llevara la semilla de tu boca o el polen de tus labios

cada noche desperté,
y husmeaba en el huerto para ver si brotabas
...como una estrella con pétalos rojos

Escrute los arboles
para saber si habias anidado en sus ramas
o si cada tronco nuevo eran tus brazos o tus dedos

Caminé entre los surcos de la memoria
y solo encontré tus ojos y tu boca

... Que nacían en medio de la luna
entre ríos de caracoles y conejos dormidos

noviembre23

Proyecto de Escritora dijo...

Aviso: A excepción de los tres últimos textos, los demás formaron parte del primer concurso de Escritos Proyectados. Quizás en breve se haga una segunda convocatoria, no obstante se avisará en el blog si es así. De momento no se admiten más textos. (Al menos no entrarán en concurso)

Muchas gracias.