A veces, escribo de más...

..........................................................................................................Y ésta, es una de esas veces.

Verbo

 


Hace poco descubrí esta película. Se llama Verbo. Por lo que se ve no tiene muy buenas críticas. Para mí, se ha convertido en una de mis películas favoritas.

Quizás es porque me identifico totalmente con la protagonista. Y no solo por su aspecto, por su corte de pelo y por su forma de vestir sino porque a veces no comprende el mundo que le rodea.
Además tiene un rico mundo interior que a veces no sabe como manejar y prefiere adentrarse en él que ver su alrededor y darse cuenta de que no sabe como encajar, si hay un lugar para ella.
Me parece preciosa su narración durante la película, a modo de libreta donde plasmar sus pensamientos. Así se presenta:





"Me llamo Sara y tengo 15 años.
Este es mi mundo, el único que conozco.
Recorro estas calles como un fantasma,
buscando a una persona.
Busco a la única persona que dice algo que me interesa de verdad:
Líriko.
Nadie sabe quien es. Nadie le ha visto nunca.
Llevo tiempo descifrando sus mensajes.
Sé que estoy cada vez más cerca".



Eres un puzzle incompleto.


"Mi vida pasa en lugares que no entiendo.
Haciendo cosas que no sé para que me sirven,
que no tienen nada que ver conmigo.
Nadie habla de ello,
Pero tiene que haber algo más".


Sientes que tu vida no rima. 


Poco después, y en una habitación preciosa, de ilustraciones en la pared, comics y poesía, tumbada en la cama y con el Quijote en las manos, vuelve a liberar su imaginación que vuela por el cuarto.

"En aquel libro descubrí la historia de alguien a quien nadie creía. Como a mí.
Y que sus fantasías podrían ser como las mías.
Desvelábase por entender y desentrañar el sentido,
y llegó a tanto su curiosidad y desatino,
que vino a dar en el más extraño pensamiento.
Se le pasaban los días de turbio en turbio,
y las noches de claro en claro,
de manera que vino a perder el juicio".

"Llénasele la fantasía de todo aquello,
así de encantamientos, desafíos, heridas.
Al suponer que si el mundo era malo y tremebundo,
le inoculó un pensamiento:
Ir a dar vueltas por el mundo,
buscando en lo más profundo.
Y combatir con buen juicio el incesante sufrir,
De la gente en su vivir".


A la mañana siguiente, hace una excursión con el instituto al centro de la ciudad y se pierde por las calles de Madrid, siguiendo las señales que le muestra ésta en los dibujos de las paredes. Tal y como a mí, a veces, me gusta perderme por sus calles.

Tu misión está presente. 


Siéntela.

La belleza.

"Será que ha llegado el momento de rendirme.
Que Líriko es una ilusión que tengo que perder.
O será que no es a mí a quien quiere.
Aquí la belleza está lejos de mí,
ya no sé si soy capaz de seguir".



Entonces dá con el escondrijo de Líriko, una casa preciosa, medio derruida que entre sus viejas paredes, esconde preciosos poemas:

Soy el rumor de la belleza.

Adéntrate en mí.



Hago rimas preciosas,
con lo que encuentro
por el suelo.



"Todo comienza a tener sentido,
y ya no importa lo que digan los demás.
La aventura va guiando nuestras vidas,
mejor de lo que acertáramos a desear.
Porque desde allí, donde descubre,
treinta o poco más desaforados gigantes.
Con quien pienso dar batalla y quitarles a todos las vidas.
Y es gran servicio a Dios quitar,
tan mala simiente sobre la faz de la Tierra".


Está tan ilusionada, que al día siguiente quiere pasar la noche en la casa abandonada, leyéndolo todo, pero cuando llega, están destruyéndola. Entonces el mundo se abre ante sus pies, porque ella piensa que era su única esperanza de ser comprendida.
 

"Nuestro conocidos y compatriotas,
bien podrían parecer que son ellos mismos,
pero que lo sean realmente y en efecto
eso no lo creas en ninguna manera.
Debe de ser que los que me han encantado,
habrán tomado esa apariencia y semejanza,
porque es fácil a los encantadores
tomar la figura que se les antoja.
Y también lo habrán hecho para que yo
vacile en mi entendimiento,
y no sepa atinar de donde me viene este daño.
Yo me veo enjaulada.
Cuanto más que la que está encantada,
como yo, no tiene libertad,
para hacer de su persona lo que quisiere".



Ésta solo es al primera parte y os aseguro que el texto se enriquece con la narración de su voz, con las imágenes y con la historia. Así que no dejéis de verla.
Para los pocos raros como yo, que la hayan visto y les haya gustado sus textos tanto como para volver a leerlos, estoy recopilando en otra entrada, el guión casi entero. Si la vais a ver os recomiendo que la veáis antes y que luego os leáis la entrada si os ha gustado.




Continuará…


Tristeza


Hoy es un día triste para mí. Habría sido el cumpleaños de una persona muy especial que ya no está. No pasa nada porque las personas tengamos días tristes. Todos los tenemos y es lo normal. No llego a entender que haya personas que intenten ocultarlo a toda costa y siempre muestren lo exitosos que son, lo felices y rodeados de personas que están que los adoran, cuando la tristeza y el dolor forma parte del ser humano y no sentirlo es imposible.
Es uno de esos días en que todo te sabe a final. A que la vida cambia irremediablemente y no puedes hacer nada por impedirlo. Las personas pasan por tu vida y si dejan huella te dolerán cuando se vayan y si no te la dejan, no sufres pero tampoco sientes nada. Es el eterno dilema ¿pasar por la vida de puntillas, intentando que nada te afecte ni vincularte a nadie para no sentir dolor o sentirlo todo con todas sus consecuencias?


 ................................


Os quiero contar una pequeña historia en memoria de mi abuelita. Resulta que siempre fue muy avanzada en su tiempo y siempre le gustó leer y aprender. Con más de ochenta años le gustaba leer las enciclopedias y aprenderse ríos, montañas, países y costumbres de lugares en los que sabía que jamás podría ir. Era el tipo de persona que bien podría asemejarse a Ana Frank y que si no habéis leído su diario os recomiendo. Algo escribí en el blog de ella, podéis leerlo aquí.
En aquella época se quemaban y destruían libros y periódicos que iban en contra del régimen así que ella se empezó a aprender muchos de los textos y poesías de memoria.  Decía que era la única manera de que permanecieran. Y vaya si lo hizo. Siempre me alucinó la cantidad de poemas, textos y canciones que recitaba. Incluso hasta el final de sus días en el hospital, mientras las enfermeras se quedaban atónitas y yo lloraba por los pasillos.
Nos arrepentiremos siempre de no haberla grabado cantando y recitando porque toda esa sabiduría se ha ido con ella. Lo que no se va a ir de mí es esa sensibilidad y sé que en cada poesía que lea, siempre la recordaré a ella.


Los árboles: testigos mudos de todas mis tristezas.

Libertad 8

No podía esperar a mañana para escribir esto. Así que aquí estoy, a las tantas de la madrugada, escribiendo a mano en una hoja de papel...

El café Libertad 8, a parte de lo poético de su nombre, encierra dentro muchas historias del pasado. Me habían hablado antes de conocerlo esta noche y de sus historias y ciertamente hay veces que nuestra imaginación vuela y crece tan libre que en ocasiones supera con creces a la realidad.
Me lo había imaginado como un lugar bohemio y poético en cada uno de sus rincones. En mi mente era algo más cálido y sus paredes hablarían por si solas.
No era así del todo, pero no ha hecho falta porque mi cita era con Marta Tchai.

Prefiero que me decepcionen los lugares a que lo hagan las personas.

Por el camino a mi encuentro, iba disfrutando de uno de los regalos mas bonitos que me hayan hecho nunca, mientras pensaba en aquel lugar hermoso que acogería la cálida voz de Marta.

El disco En Azul me encanta. Ya os he hablado en otras ocasiones de él, pero el momento más emotivo y mágico del concierto ha estado bañado por tres premisas:

La primera: dos bellas canciones inéditas que espero poder tener en mi poder más pronto que tarde. No recuerdo como se llamaban, la que más me ha gustado creo que era algo así como: tirita. Yo sí que tiritaba de emoción cuando, detrás de ese maravilloso descubrimiento, ocurre la segunda premisa: Marta me ha sorprende diciendo: “Ésta para ti, Elena” y me ha dedicado otra de sus canciones que no está en el disco y que conocí en otro de sus conciertos. Os juro que poco me ha faltado para que las lágrimas se me escaparan de los ojos, que retenía como podía. Por si todo esto fuera poco y para rematar con la tercera premisa, tocan Taxi Dorado, que es mi canción favorita del grupo.

Han terminado con “Naúfragos”, el single con el que se dieron a conocer y yo ya no podía ni cantar, ni moverme. Si hubiese habido una emoción más mi corazón habría explotado. Pam, pam, patapám!

Ha sido un concierto maravilloso. Cada uno siempre es único y éste ha estado cargado de emociones. Creo que voy a recordarlo siempre.

Gracias Marta.

Ilusiones rotas

Un lugar que no conozco. Prácticamente es un jardín secreto donde algunos se conocen. Buscamos una oportunidad, tan solo una canción. Hemos recorrido kilómetros para ello. A la espera. La luna y unas pocas luces nos iluminan. El aroma a tierra mojada nos envuelve. Dos almas ilusionadas. A la espera. Las notas de un piano cercano. ¿Qué canción toca? Suena bien pero me falta algo. La expectativa con la que llegamos empieza a desvanecerse. Algo nos dice que lo poco que veníamos buscando no lo vamos a encontrar. La desilusión empieza a hacer mella. Ilusiones rotas. La confianza se desquebraja. ¿Qué ha ocurrido? ¿Qué ha sido de aquella promesa? Aquel rincón en el mundo lo tenía todo para acoger aquella canción. Solo una. Pero no es así. La confianza depositada en una cajita de madera, bien tallada, empieza a escaparse por los huecos que antes no se veían. No era tanto pedir. Eran dos minutos en una noche estrellada. Y ahora quedan la desilusión, la desconfianza. La espera.


Algún día, cada uno tendrá la oportunidad que se merece.

Domingo de palabras perdidas


Leed esta entrada como si alguien, a quien hoy no le salen las palabras para definir lo que siente, se esfuerza por buscar la manera. Rebusca, mezcla y se atreve, cual valiente kamikaze a darle sentido al revoltijo que tiene en su cabeza y en su corazón.
No le juzgueis. Miradle como alguien que descubre algo que no sabía y que le maravilla. Que quizás dé sentido a algo que uno mismo no sabía como valorar. Como definir y se siente identificado.
Intentad valorar el esfuerzo de los demás y el vuestro propio cuando os atrevéis a hacer algo que te da miedo. Cuando te enfrentas a tus propios límites y superas las barreras que tu mismo colocaste.


A veces esas barreras no te dejan ver más allá.


Hay momentos, o detalles que te descubren una gran verdad cuando menos te lo imaginas. Te hacen despertar. Te hacen ver lo que es lo realmente importante de la vida. Nunca sabes en que rincón va a estar. Quizás esté en un libro que a nadie le gusta, en un poema de alguien desconocido, en una estrofa de una persona que no es famoso. En una caricia que no sabías que te correspondía. Quien lo sabe. Lo único que podemos hacer es estar atentos. Escuchar aquello a lo que nadie presta atención. Darle la oportunidad a aquellas personas que están a la sombra de otras. Leer todo lo que caiga en tus manos aunque no le avalen las críticas. Observar a tu alrededor cada pequeño rincón. Investigar, buscar, divertirse, experimentar. Aprender del mundo y de ti mismo. Y solo entonces se aparecen, cual hadas mágicas, aquellas verdades que te hacen ver la vida tal cual es a través de tus ojos. Porque no tienes que verlo como te dicen los demás, como se supone que tiene que ser. Cada uno ve la realidad con los ojos que elige. Ahí está lo maravilloso de esta historia. Que cada día puedes elegir el mundo que quieres ver y seguramente cada día sea diferente. Y si sabes elegir bien a las personas con las que quieres ser acompañado en el camino, el éxito estará asegurado.

Se trata de ser valiente. De dejarse caer y confiar en manos amigas. Si escoges mal caes por el abismo y mueres. Vuelves a empezar. Si eliges bien vuelas cada vez más y más alto. Hasta el infinito.