A veces, escribo de más...

..........................................................................................................Y ésta, es una de esas veces.

Carta de despedida al 2012


En este cambio de Era mi carta de despedida, tradición made by Elena, cumple diez años. Para aquellos que no sepan en qué consisten estas cartas, os diré que es una manera de despedir el año que acaba y darle la bienvenida al que empieza, felicitándolo a aquellas personas que aprecio.
 
Hace cinco años trasladé estas felicitaciones (que antes eran por email) al blog. Empezó siendo una felicitación más allá de la típica general que se suele enviar y que a mi tan poco me gusta, me empecé a flipar y ha acabado aquí en la página.
En ella suelo hace balance del año que se termina y alguna que otra reflexión sobre lo aprendido y sobre los deseos de futuro para el año que comienza.

No puedo decir que este 2012 no haya estado plagado de grandes acontecimientos, algunos tan maravillosos como otros tan terribles. Si lo resumiera, diría que ha tenido grandes momentos, muy muy malos y muy muy buenos, así que ponerle la etiqueta de “ha sido un buen año” o “ha sido muy malo” me cuesta horrores. Puedo decir, eso sí, que si hay años que te marcan especialmente, sé que este año es de esos y que hay fechas en él que se quedarán selladas a fuego para mí. Algunas no quiero olvidarlas y otras me dolerán para siempre. Este año la lista de “je me souviens” o “ me acuerdos” será privada. He tenido momentos muy felices que se merecen ser escritos y recordados pero no podría escribirlos aquí sin acordarme de los momentos mas duros, por lo que he decidido reservarlos para mí.

Sí que os contaré que de este año, y quedándome con los buenos momentos, me quedo con el período más feliz que fue este verano. Tan feliz fue que lo alargué antinaturalmente hasta principios de noviembre, sabía que me pasaría factura más adelante pero cuando eres feliz no puedes frenar el sentimiento. 

He cumplido algunos puntos de esa lista de ilusiones que todos deberíamos tener. Por poner varios ejemplos: que me dieran mi casita, ir de acampada, volver a jugar al fútbol, acudir a mi cita anual del Parque de Atracciones, ir a un montón de eventos culturales y conciertos, que mi grupo preferido volviera a grabar un disco, celebrar el centenario de mi abuelito, tener una super estantería repleta de mis libritos y conocer a personas maravillosas, entre otras muchas.
Este año me he imaginado los sentimientos como el jardín maravilloso de aquel anuncio publicitario donde cabalgaría a lomos de un caballo blanco (o un unicornio, no lo tengo del todo claro), con perros de agility que saltan alegres entre los arbustos y unos Soles brillantes que vuelan libremente por entre los árboles y las fuentes. Esos Soles luminosos, para mí, son las personas que tienen hueco en mi interior. Mis seres queridos o esos nuevos Soles que he encontrado este año y que se hacen mas relucientes con el paso de los días.

Y pueden flotar por donde les plazca y la puerta de ese hermoso y laberíntico jardín está abierta porque tienen libertad para salir o entrar cuando les apetezca y así debe ser. Porque el amor y la amistad en todas sus variantes tiene que ser así, libre para irse o volver cuando quiera.

Mi jardín este año, ha crecido maravillosamente y hay firmes candidatos a vagar por mi jardín muchos años, a seguir brillando y dándole luz a mis días y por ello tienen un apartado especial aquí, en este pequeño homenaje.

Los que se van, porque así lo deciden o porque tienen que seguir su camino, sin embargo, se convierten en Estrellas. Todas las noches nos guían y nos recuerdan que cuidemos esos Soles resplandecientes porque un día serán también estrellas en el cielo, y aunque no es una pérdida sino una transformación, es irrevocable.

Como veis estoy muy mística (será por mi vuelta al estudio del Espacio) pero creo que es una bonita metáfora de lo que es la vida y las relaciones interpersonales. Viene a decir que quien está a tu lado, el tiempo que sea, es porque así lo ha querido y que es libre de irse de nuestro lado cuando lo desee. Pero también es una metáfora para este año de pérdidas irremediables, un consuelo de que siempre nos acompañarán de alguna manera.

Quisiera que este año fuera diferente para todos en el aspecto social. Mucho me temo que con el gobierno que tenemos, iremos a peor pero me gustaría que nos quedásemos con lo bueno que está aflorando en respuesta. En toda esa gente que voluntariamente ayuda a los demás, la solidaridad que crece (al final los mayas van a tener razón), en respetar lo más valioso que tenemos, que es la cultura, la educación, la justicia y nuestra salud y que luchemos por lo importante porque eso nos hará vencedores al final.

Problemas y complicaciones en la vida vamos a tener todos, este año incluido, pero podemos elegir el modo en que vamos a afrontarlo y yo decido luchar.

Por último, me gustaría agradecer a aquellas personas que este año me han hecho reír, me han acompañado en algún momento del camino (metafórico o real), me han escuchado y me han confiado alguno de sus secretos, me han abrazado o me han mostrado su cariño. A los que me han regalado momentos mágicos y esos que se guardan en la cajita de los momentos kairós. A aquellos que se han tomado la molestia de escribirme o de leerme, que me han preguntado algo sobre mi vida o me han apoyado en los momentos duros. A aquellos que me han enseñado algo o me han retado para que me esforzara. A los que me muestran otra manera de ver las cosas o me reservan un hueco en sus vidas.

A todos vosotros, gracias. Y muy feliz 2013.

 Décima carta


Imagen 2013 de Tania Quindós González

Para leer las cartas anteriores:




Nota: repasando los 47 propósitos del 2012, me he dado cuenta de que muchos de ellos los he conseguido (los que no, se quedan para cumplirlos este, junto a los nuevos), eso sí, como sin duda, la magia existe, esta Entrada es la número 47 del 2012. :)



2 comentarios:

La Petite Poupée dijo...

Feliz año para ti también, y espero que todos tus deseos y propósitos se cumplan :)

¡Besos!

Proyecto de Escritora dijo...

Gracias preciosa, seguro que es un buen año ;)
Besis!!