A veces, escribo de más...

..........................................................................................................Y ésta, es una de esas veces.

Libros sesudos o de entretenimiento

A veces, en mi centro de trabajo se escuchan conversaciones muy interesantes. No es que yo escuche, es que si hablan cerca de mi mesa de trabajo…en fin, a lo que iba. Se están haciendo unas jornadas muy interesantes referentes al tema de los libros. Está claro que yo no puedo asistir, ya que es en mi horario laboral, pero cuando salen, siempre hay algún corrillo que se queda comentando alguna cosa. El otro día es lo que pasó. Hablaban del hecho de que había algunos lectores intelectuales que le decían, cuando iban a comprar libros, que ellos compraban dos clases de libros, unos sesudos, (así era como ellos los llamaban) que leían o compraban delante de la gente, y otros que compraban en sitios como carrefur, que eran para entretenerse. Pero claro, no dejaban que los demás lo vieran. ¿Hay hipocresía también en los libros?, ellos aseguraban que sí. (Para que os hagáis una idea de quienes mantenían la conversación, digamos que eran personas muy familiarizadas con el sector del libro y que ocupan grandes puestos). Así que, por lo visto hay por ahí intelectuales que leen unas lecturas a la vista de los demás para dar una imagen, y por detrás llevan “una doble vida” porque leen Crepúsculo y cosas así. También hablaron del hecho de que hay personas que comienzan por comprar libros en grandes superficies y que con el tiempo acaban comprándolos en las librerías. (Ya que no todo se puede encontrar en sitios como decíamos antes, carrefur o similares).
Todo esto me hace pensar en que, a grandes rasgos, hay dos tipos de libros: los “sesudos” como lo llaman los más pedantes, y los de “entretenimiento”, quizás los best seller. Pero, ¿y no hay más tipo de libros?, me niego a esa clasificación tan básica.
¿Vosotros os habéis avergonzado alguna vez de leeros algún libro? Ya no digo comprarlo, pero ¿que hayáis cogido alguno en la biblioteca o que os lo hayan prestado, solo por curiosidad, pero que solo queríais leéroslo en casa?, por ejemplo hay mucha gente que forra los libros de papel de periódico cuando se los lee en el metro. Yo cada vez que veo algo así me da por pensar lo peor. (Kamasutra, política, trastornos de la personalidad…) Pero supongo que es por algo de eso, ¿no?, y otra pregunta, ¿os molesta que la gente mire lo que estáis leyendo en el metro, bus o tren? A mi me gusta verlas, porque a veces ves algún libro que te llama la atención y no conocías, o cuando lo conoces y te gustó, pues te hace gracia y te gustaría preguntarle a esa persona si le está gustando.
De momento no me he avergonzado con ninguno. (Y eso que con los de Scott Pilgrim todo el mundo me mira como si fuera una Friki o no y les hace gracia ver los dibujitos). Si fuera así me da igual porque me encantan y me río sola en el metro. Y me he leído best seller, novelas más bien para niños y algunos que sonaban un poco raros, pero me da igual, no todo lo que nos leemos nos gusta al final, así que nadie tendría que identificarnos con una u otra lectura.

Recapitulando, ¿Creéis que hay hipocresía en el mundo del libro? (¿tanta como en todo lo demás?)
.

La Noche de los Libros

Pasear por Madrid siempre me pareció una aventura. Con la excusa de la noche de los libros, ayer me di una vuelta ya que quería comprarme un libro que tenía mucha curiosidad ya de hacía tiempo, por saber de que iba. Perdona si te llamo amor. Dicen que la gente cuando se lo lee está deseando ir a Roma para buscar todos aquellos rincones que describe el libro. Bueno, yo a Roma fui y la verdad me dejó muy chafada así que a lo mejor en mi hace el efecto contrario y cuando me lo lea, descubra una Roma distinta. A veces los libros tienen ese efecto, que describen algún lugar y lo hacen más bonito que lo que es en la realidad. A lo mejor acabo diciendo: ¿pero donde está la Roma que describe, es qué yo he estado en otra?, ojala que lo piense porque eso querrá decir que me ha gustado el libro.
Lo compré en una de las tiendas de la casa del libro, donde había dos chicas tocando el violoncello. Tenían que estar más veces, porque la verdad se crea un ambiente aún más mágico.
Después me llevé una grata sorpresa, en un vips, que cerraban más tarde, me reencontré con…¡Scott Pilgrim!, estaban las entregas 3 y 4 y tuve que comprármelas. Así que me vine con tres libros más a casa. No atasco, porque me quedé con ganas de traerme alguno más y me decía a mi misma: "venga, ese déjalo para la feria del libro…"
En fin, como os decía. Me recorrí Fuencarral de arriba abajo, que es una zona que está muy bien. En el que puedes ver de todo. Lo último en moda es ver a chicas ¡con bigote! Como os lo digo. Me gusta estar al tanto de tendencias y me fijo en como viste la gente, pero hay cosas en las que veo que la moda va a varios pasos por delante y me deja atrás…pelos de colores (que me encantan), estilismo imposibles (que sorprendentemente hay a quienes les queda genial) piercings en sitios inimaginables, perros con luces…¡Madrid es así! Si te la cuentan, no te la crees. A mi me encanta porque me gusta fijarme en la gente y en algunas ocasiones veo personas que bien podrían ser protagonistas (o personajes) de novela. Que tienen algo especial y que se podría escribir de ellas. Será que la vena de “escritora” siempre está despierta.
Y para terminar, un músico callejero, en Preciados, tocaba la pieza clásica que más me ha gustado siempre, el Canon de Pachelbel. Esos momentos sí que parecen de libro o de película…



¿Y vosotros qué hicisteis en el día del libro?, ¿qué libros os comprasteis?

PD: Lo del tema de los barcos ya me está rayando. La cubierta del libro que os he puesto tiene faro, mar, y seguro que estuvieron a punto de poner un barco...en algunos de vuestro blogs habláis de barcos, veleros, y demás...¡No dejo de ver barcos por todos lados!, mirad lo que leí ayer en uno de los libros que tengo entre manos últimamente: “se fue como una rata que huye del barco que se está hundiendo…”, ¿soy yo o me estoy volviendo loca?
.

"Hablaba de barcos..."

Es curioso como cualquier texto, según quien lo lea, puede percibir una u otra cosa totalmente distinta. Seguramente mucha parte de la culpa la tiene quien escribe (en este caso yo, en mi blog), es un defecto que tengo, que escribiendo a veces me expreso de una forma demasiado enrevesada, que quieras que no, tiene que ser un hándicap sí o sí, para querer escribir novelas…pero bueno, eso es algo que tendré que mejorar con el tiempo, poco a poco. No es algo que haya descubierto en el blog, aunque sí que he podido comprobar que me pasa más de lo que creía.

Por ejemplo el tema de la publicación anterior. No estaba decaída ni mucho menos, (aunque agradezco a quienes han querido subir mi ánimo de todos modos), de hecho ya os dije que en abril nací y renazco cada año. Cosa que no quita para que también esté más pensativa, que para nada creo que sea malo, porque la verdad es algo que me inunda de ideas nuevas.

La entrada más bien venía a decir que cada uno cuidara su barco y los barcos que le gustaban. (Por barco entendemos blog, que al final os voy a hacer un cacao importante). La dejadez de los demás me da rabia. Es tan fácil abandonar las cosas, no cuidar a los amigos, sentarse y no hacer nada, no esforzarse por escribir algo bonito. Escribir no es verter palabras en un papel. No es ni siquiera que suene bien. Que tenga sentido. Es algo más que eso. Y para descubrir lo que hace a un texto-verso-relato, sublime, hay que descubrirlo con tiempo y esfuerzo. (Y quizás ni siquiera así escribamos nunca nada digno de mención).

Por supuesto que cada uno puede abrir un blog y cerrarlo en dos meses. No tiene que despedirse de nadie. Cada uno hace lo que quiere, porque somos libres. Pero yo también lo soy para opinar, y muchas veces nuestro blogs es reflejo de lo que somos (y si no es así es que algo va mal) y si no valoramos a quienes nos leen, a quienes gastan algo de su tiempo en nosotros, a quienes se interesaron por nosotros en algún momento, entonces seguramente no lo haremos en nuestra vida cotidiana, y si no somos así creo que nos irá mal. Pero como siempre digo, es mi forma de pensar, no tiene porqué ser la de los demás.
Me refería a todo esto en la otra entrada.

Si fuera una cuestión de “mendigar vuestros comentarios” porque sino dejo de escribir el blog, os contaré algo para que saquéis vuestras propias conclusiones. Cuando empecé este blog, tuve muchas entradas en las que nadie me comentaba ni me leía. Lo curioso es que si miráis las más antiguas podréis encontrar una de ellas que fue la más sincera e íntima que he escrito (seguramente porque tampoco pensaba que me acabaran leyendo tantas personas). Sigue teniendo cero comentarios (y no llegué a eliminarla, aunque a punto estuve) y dudo que se la hayan leído más de diez personas. Es algo que me hace meditar también, aunque seguramente esto es parte de otra entrada.
Y como diría mi padre cuando la gente pregunta que de qué hablaba: “hablaba de barcos…”
.
.
Os dejo esta canción que últimamente estoy escuchando mucho, que define un poco lo que os decía. Espero que la disfrutéis y si a alguien se la descubro y resulta que le encanta, pues mejor que mejor. :)
.
Y esta otra del mismo grupo, que le queda al post que ni pintado. ;)
.

No abandones tu barco

Últimamente la blogosfera está alicaída. Se publica un poco menos, pero sobre todo se comenta menos. Supongo que la migración de los pájaros inquietos, son llamados a otros lugares más cómodos. (Y con cómodos me refiero a que a un golpe de clic ya se ha dejado huella, cual cagada). No sé si me explico del todo. Supongo que cada uno lo entenderá a su manera, pero bueno como siempre.
El caso es que, esto venía a que en los tiempos difíciles, (y me consta que este es un momento difícil para los blogs) o por lo menos para el mío, que ha pasado por tantos problemas, que estuvo a punto de irse al cuerno, es cuando quedan los mejores lectores, utilizaré una frase que me encanta por cierto, que me dijo unos de mis profes de preimpresión: "las ratas son las primeras en abandonar el barco."
Y de esos mejores lectores, al final se crean ciertos lazos. A veces se puede llegar a salir del blog y hablas con la gente fuera de él. Por Messenger por ejemplo. Que a pesar de los detractores que dicen que eso no es hablar, yo pienso que sí lo es. Incluso descubres facetas de la persona que quizás no puedas conocer en persona. (No digo que sea mejor, pero es un complemento). El caso es que quien sabe si alguna vez los blogueros acaben conociéndose en persona. Sé que algunos de vosotros ya lo habéis hecho. ¿Qué tal la experiencia?, yo no he conocido aún a ninguno (todavía…), pero sí a alguien que solo conociera por escrito.
Todo esto viene porque el otro día me crucé con un bloguero. ¡Qué casualidad, no!, Madrid es grande, pero al parecer no tanto. No estaba segura y no me acerqué a saludarle. (Que vergüenza si te acercas y te dice que no es quien crees que es…). A mi me pareció muy gracioso porque grité: ¡he visto a un bloguero!, como si fuera un famoso.
Al día siguiente le envié un mensaje para no quedarme con la duda, y efectivamente era él. ("Hola Edu, te saludo por aquí, ya que no lo hice en persona, aunque a punto estuve…"). Por cierto, que a veces parece que por unas cuantas fotos no vas a conocer a alguien y vaya, parece que sí, que tengo buen ojo, jeje.
Es curioso como al final la blogosfera es un lugar más para conocer a gente. Así que, aunque no consigamos que nadie nos lea, que no nos publiquen o lo que sea por lo que cada uno abrió su blog, aunque sea por esta meta de conocer a otras personas, merece la pena no abandonar el barco.

"Que es mi barco mi tesoro,
que es mi dios la libertad,
mi ley, la fuerza y el viento,
mi única patria la mar"

La canción del pirata. José de Espronceda.
.

27 regalos

Lista de regalos que he recibido en mi cumpleaños (antes y después) (véase la foto)

¿Otra lista? Y qué queréis, ya os dije que en esta época hacía incluso más que durante el año, y es una buena manera de contaros lo fantástico que fue el cumple. Que ¿qué me regalaron?, pues echadle un vistazo a la lista:







.
.
.
.
.

.


1. Un día espléndido en el que lucía el sol.

2. Dos libros que son la llave previa a un tercero. (¿Recordáis que en el trabajo conseguí el tercer libro de cazadores de sombras?, pues sus dos compis ya están en casita también. ¡Y que ganas de leerlos! De hecho ya he empezado…).

3. Un disco duro de memoria externo para guardar las tres cosas más importantes del ordenador (mis escritos, mis fotos y mi música)

4. Un montón de felicitaciones a través de los cuatro elementos, a saber, (facebook, móvil-llamadas o mensajes-, blog y en persona).

5. Un cuento con cinco adivinanzas que eran las pistas donde estaban mis regalos escondidos. ;)

6. seis prendas para renovar el vestuario (me encanta hacer el cambio en el armario de invierno a verano).

7. siete gramos de un súper marco digital para las fotos. (Al principio creía que era la tableta gráfica, pero no podía ser porque aún no estoy muy convencida de querer una y tengo que seguir investigando, igual para navidades).

8. ocho cl de mi perfume favorito. (Que ya me estaba escaseando).

9. Me he regalado a mi misma un cambio de look, y ahora soy más rubia (el primer día no se nota pero después cada día parece que el amarillo se ve más). Por nueve euros.

10. Que el diez de abril cayera en sábado (y que no es semana santa).

11. El undécimo capítulo de la sexta temporada de perdidos (bueno, igual no era el undécimo pero por ahí le anda). Por cierto, cuánta sabiduría en ponerle el título, porque nos tienen a todos más perdidos que a los protagonistas :S.

12. Dos kit de cremas y geles (con doce elementos) para estar bella y hermosa ahora que viene el buen tiempo.

13. Dinero que se transformará en libros en la feria de Madrid hasta el trece de Junio.

14. Un par de mensajes al móvil a las 14:00 que me hicieron mucha ilusión.

15. Una comilona con patatas a la holandesa (plato que recomiendo encarecidamente) y carne a la piedra buenísima. A las 15.00.

16. Unas cuantas ideas para el blog que comenzaré a desarrollar a partir del dieciseis.

17. Muy buena compañía que me dio los regalos a las 17 horas.

18. Un buen paseíto para bajarla a las 18:00. (Con mi radar perruno siempre alerta, y preparada para ir tocando a todos los perros, jaja. Casi me llevo a casa un Westy muy cariñoso).

19. Unas fotos hechas a las 19 horas para el recuerdo de mi cumple.

20. veinte gramos de chocolate para que mis momentos de escritura y lectura sean más dulces.

21. Una nueva entrega de 21 días. (Aunque el otro día me enteré de que Samantha Villar va a dejar ya de hacer los reportajes :S). Ah y también un capítulo nuevo de Aida (¿aunque no debería llamarse: Luisma?) que siempre me hace reír.

22. Un buen partido a las 22:00 Dos goles como dos soles y victoria en el Bernabeu del Barça. (Yo querían que quedasen 2-7, para hacerlo todo más especial, pero no me voy a quejar tampoco. Por cierto, que el Barça también ganó al Madrid en baloncesto y el Geta también salió victorioso).

23. Una promesa de excursión a realizar a partir del día veintitrés.

24. una baraja dorada y negra que parece mágica y de oro de 24 quilates. (que venía de regalo con el perfume).

25. 250 seguidores del blog y más de 400 en facebook. ¡¡Guauu, Gracias!!

26. Un marca páginas muy chulo. Para los 26 libros (aproximados) que me leeré este año.

27. y por último: 127 felicitaciones.


Así que ¡muchas gracias a todos!
.

27 primaveras...

...suena a título de canción

Hay tres fechas en las que hago una reflexión más profunda sobre mi vida, mi alrededor, de las personas que tengo al lado...
La primera es a principio de año, (o al final, como más os guste) hago mi carta de despedida del año y le doy un buen repaso al año. La segunda fecha es en verano. En vacaciones, antes de que "comience el nuevo curso" como si aún siguiéramos en el colegio. Y la tercera es este día: el 10 de Abril. Quizás para los demás no sea un día significativo, para mí, es el que más.
Como ya os imagináis, es la época en la que más listas hago, jeje. En la que escribo las cosas que quiero realizar ahora que llega el buen tiempo, porque es como si la primavera empezara hoy. También medito sobre las personas que me rodean (Y cada vez menos en las personas que decidieron irse) y me alegro de tener a muchas de ellas cerca. Algunos de ellos sois vosotros. Ya sois parte de mi día a día y si faltáis, en este día o en cualquier otro, ya no sería lo mismo.
Por eso quería compartir con vosotros por aquí también este día que para mí siempre será especial. Lo de organizar una fiesta he invitaros a todos lo veo un poco díficil, pero bueno, al menos nos reuniremos aquí y ¡que rulen los minis de fanta y los gusanitos…! y sobretodo buena música ;)



.
No es la típica canción de cumpleaños, pero sí una de mis preferidas.
.

Escribir lo que a cada uno le gusta leer II

Eternidad
.
Para comentaros este libro, voy a enlazar el tema anterior. Os decía que el libro de Almas Perdidas me había gustado mucho porque el estilo de novela se asemejaba a lo que yo escribía. (No sé si hubo alguien que entendió que parecía escrito por alguien novel, que se parecía demasiado a una historia mía o que incluso no me había gustado), me hizo gracia que salieran todas estas variantes de la conversación, pero la verdad solo me refería al estilo de la historia. Nada más.
El caso es que este otro libro Eternidad, nos puede servir de ejemplo para lo contrario. Es otro libro que bien podría haber escrito yo, bueno quitando un montón de topicazos que jamás habría puesto yo en una historia.
Para empezar recuerda peligrosamente a Crepúsculo. Aunque esta vez el alumno nuevo es el perfecto Damen (que tiene el mismo nombre que el protagonista de Ghostgirl, algo que no pasé tampoco por alto, ya que también tiene topicazos de este libro). Ella, guapísima y tal, esconde su belleza bajo capuchas. (Reivindico los protagonistas feos o normales, estoy harta de bellezas antinaturales). La chica pasa de él, pero hasta la segunda página claro. Está claro lo que va a suceder y no hay ningún misterio. El chico perfecto se enamora de la chica perfecta. Ya está, no hay mucho más.
Pero claro, para que el libro no se acabe, él esconde un oscuro secreto. (¿no os recuerda a Edward ocultando que es un vampiro?, pues las situaciones se parecen también mucho.
Ella también tiene poderes extrasensoriales, aquí es donde varía un poco.
El caso es que a mitad del libro se pone un poco más interesante. Bueno, el chico no es un vampiro y te queda la duda de qué es. Lo que pasa es que el final es predecible. (Por no hablar de que está también la típica escena vomitiva de San Valentín).
Sé que a los que soléis leerme no os va a gustar este libro. Que está claramente enfocado a quinceañeras que viven en los mundos de yupi.
Es un libro, no obstante, que se lee fácilmente y te entretiene, aunque solo sea para ver las cosas que no te gustan. Pero bueno, es una lectura más, tampoco lo aborrezco. Y la cubierta es muy bonita, así que al menos adorna, jeje.

Eso sí, por dios, cuando escribáis ciencia ficción o fantasía, dad una explicación coherente a todos los aspectos mágicos que ocurran en la historia. Porque a veces las soluciones no tienen sentido. No sé si me explico, supongo que un poco mal, a ver si con un ejemplo: Si un héroe está acorralado, imaginemos que tiene poderes (lanza rayos láser por los dedos) está atado y no puede utilizarlos. No vale decir que en ese momento descubre que tiene un nuevo poder y que moviendo la nariz mueve objetos, con lo que desata la cuerda. O que se ha concentrado tanto en la cuerda que ha conseguido desatarla…
Que una historia sea de ciencia ficción o fantástica no quiere decir que todo valga. Al contrario, tiene que estar todo mucho más atado.

¿Os habéis atrevido alguna vez con una historia de ciencia ficción? ¿habéis leído alguna que utilice esta clase de soluciones absurdas? Poned algún ejemplo y nos reímos un rato.
.