A veces, escribo de más...

..........................................................................................................Y ésta, es una de esas veces.

¿De dónde salen nuestras novelas?

A veces los escritores tenemos momentos de sequía de ideas para nuevas historias. Para estos momentos es bueno no alarmarse ni pensar que jamás volveremos a tener otras, porque siempre son etapas pasajeras más o menos largas, que se acaban pasando cuando menos lo esperas.Para esos momentos en que no se nos ocurre nada, peor queremos empezar una nueva novela, hay varios trucos para hacer una búsqueda de ideas. En el otro blog ya lo escribí pero lo traigo a éste, porque fue una de las primeras entradas y quizás mucha gente no lo leyó.Era una mini-lista de cosas a las que podemos recurrir para inspirarnos. Os escribo a continuación las formas que se me ocurren de las que pueden surgir historias, y de cuales han surgido las mías. Por ejemplo:

-De un episodio que nos haya ocurrido, que nos haya marcado. Con esta forma de inspiración tenemos que tener cuidado, porque cuando comenzamos a escribir solemos pecar de contar nuestra historia tal y como pasó o con personajes que son casi iguales que las personas reales, y de mi experiencia, os digo que no funciona. Si escribís una biografía, la cosa ya es distinta.

-De la prensa diaria. Hay muchas historias increíbles que suceden todos los días. Lo que ocurre es que como lo son tanto a veces puede parecer que nuestras historias no parecen reales. Es muy paradójico.

-De una frase. Hay frases que nos calan y de las cuales puede salir toda una novela aunque parezca que no da para tanto. A mi esto sí me ocurrió.

-De una imagen. Real o no. Es algo que también he utilizado para inspirarme y escribir alguna novela.

-De alguna película, libro o serie de televisión. Algún fragmente que nos haya llamado la atención y de la que podamos hacer surgir una historia totalmente disitnta a la original.

-De otro blog. Habría que añadir ésta, a condición de que solo nos inspiremos y NUNCA COPIEMOS.

-De nuestros sueños. Y esta es por la razón por la que os comento esta entrada, ya que la última novela que estoy escribiendo ha surgido de uno, y no es la primera vez que me pasa. A veces me encuentro con gente que no cree en los sueños, o dicen no servir para nada. Normalmente tengo varios argumentos para defenderlos, pero el que más me gusta es el de decir que varias novelas surgieron de ellos. Es algo muy raro porque es casi como plagiarse a si mismo, pero si nuestros sueños salen de nosotros, podemos transcribirlos, digo yo. El caso es que estos métodos solo nos dan el pistoletazo de salida. Es la chispa con la que tenemos que comenzar. No se trata de que la novela entera surja de alguna de estas opciones, pero si la idea inicial que nos llevará por el resto del libro. Aunque ahora no es el caso, ya que tengo cuatro en rueda, he pasado por meses sin tener ideas para nuevas novelas, y no me he desesperado, porque en esos momentos puedo corregir otras ya escritas, escribir otras cosas o leer hasta que alguna idea me venga a la cabeza. Como digo, esperar a las musas es como esperar a encontrar el amor, y todos sabemos que ambos son igual de caprichosos y suelen aparecer cuando estamos mas despistados.


¿Y tú, con que te sueles inspirar para iniciar tus novelas?

Nueva entrada en: Escritos y Proyectos.

Leyendo poesía para escribir prosa II

Parte II


Injertos. Gonzalo Zona

Es el tercer libro de poesía que me he leído, de los tres que os conté. Haber como os explico este libro-poemario o como podamos definirlo. Creo que lo mejor es que lo compare a los otros dos.
El primero era el más convencional. Sentimental y rítmico.
El segundo era más contemporáneo y moderno.
Este simplemente, y aunque está catalogado como libro de poemas, es un conjunto de pequeños textos o frases que el autor ha recopilado.
Tiene una forma muy trasgresora de escribir. Es chocante y reivindicativo. Tan pronto tiene una frase en la que estoy totalmente de acuerdo como tiene otra en que piensas que es lo peor.
A mí, la sensación que me ha dado al leer este libro, que al menos es muy entretenido, es como un blog en libro. Con pequeños pensamientos muy personales, que plasma sin miedo al que dirán. Pero con firma, porque hay blogs que son anónimos.
Os haréis mejor idea si os escribo algunos de estos escritos, que no tienen desperdicio, que tratan de la escritura y los libros.


Un escritor deberia mostrarse sincero e impúdico hasta el punto de sentirse, en la relectura de sus mejores párrafos, sucio como una puta por vocación o vicio.

Una lectura imprescindible no tiene necesriamente por que ser una gran lectura, mas bien al contrario, véase las instrucciones de un medicamento.

El antónimo de la palabra ser es un espacio en blanco. Cada cual lo rellena con el garabato que quiere, o con su autobiografia.

Si se pudiera dar por terminada una página sin necesidad de emborronarla con palabras, si bastase para ser profundo con recorrerla, con caminar por encima y pisotearla embadurnándola de suela de zapato…


Únicamente respeto los libros que no he leido, los demás son como putas manidas, ya sin misterio y abiertas de páginas.

El error de todo escritor mediocre cosiste en intentar convertirse en Jekyll, y no es Hyde en cuanto coge la pluma.

Uno está saturado de lecturas cuando al abrir un libro ya no descubre a un autor, sino más letras.

No logro entender su escrito, lo siento. Expliquémelo, sea tan amable, con otras palabras.
¿Cómo se atreve? Eso es como si me pidiera: toque de nuevo esa música, haga el favor, pero con otra música.



Me ha costado hacer una selección, porque tiene muchos mar fragmentos que me han gustado o me han hecho pensar (ya os escribiré alguna otra más adelante si eso), pero os he puesto las del mismo tema, que me parecen muy curiosas e impactantes. ¿Y vosotros, con cuál estáis de acuerdo?

Es curioso como la poesía es casi mas respetada que las novelas, coincidimos en que es más difícil de escribir y no nos atrevemos a escribirlas o a enseñarlas, pero luego, a la hora de elegir una lectura no solemos decantarnos con los poemarios (prueba de ello es que yo consiga tantos libros en mi trabajo de poesía, porque nadie los coje). Es verdad que para leer poesía hay que hacer mas esfuerzo, peor si te encuentras con libros como este, merece la pena.
.

Leyendo poesía para escribir prosa

Parte I


Lugares que fueron tu rostro. Jose Carlos Castaño


Una vez leí algo así como que, quien escribía poesía tenía que leer mucha narrativa, y quien escribiera novelas, tenía que leer poesía.
Haciendo caso a esta frase, me he estado leyendo varios libros de poesías de los que pillé en mi curro y me he llevado gratas sorpresas. No es que sea entendida en poesía. Me cuesta, a veces, encontrarle el sentido a todas las frases, pero me encanta sacar los versos que más me gustan de cada poema. Seguro que para los poetas es destrozarlo, pero no sé, me suelen gustar una frase de aquí y otra de allá, pero pocas veces el poema entero, seguramente porque no los entienda.
En fin, os hablaré del primero que leí. El título ya es sugerente, porque trata de amores perdidos, o de personas que ya se han ido. De esa soledad que todos en algún momento sentimos cuando nos tenemos que separar de alguien.
Para muestra, os escribo algunos versos sueltos de los que mas me han gustado para que os hagáis una idea de cómo escribe este poeta:


Mientras nos alejamos,
Sin nadie,
Al otro lado de los giros y las mareas,
Con el consuelo,
De la frágil estrella.



Amar para nadie, más de la noche
Que la cede vacía a la mañana.
Sobre la orilla donde nadie espera.



El desvio del otro. Ernesto garcia lopez

Este es el segundo ejemplo de libro de poemas que me he leído. Me ha parecido más flojillo que el primero.
En este, escribe como cabecera o presentación de capítulo, un fragmento o frase de algún poeta o escritor famoso. Hacer algo así siempre pensamos que enriquece el libro, pero en otros casos creo que lo que hace es dejar mas patente la calidad de nuestros escritos. De este libro, lo que mas me ha gustado eran esos fragmentos, y eso es lo que el autor no quiere conseguir.
Es cierto que también hay fragmentos de sus poesías que me han gustado. Frases sueltas como en el otro. Pero más escasas. Además van acompañadas de unas ilustraciones que tampoco le hacen mucho favor.
Entre los dibujos, las frases de los demás, el índice y la introducción, casi no hay poesías escritas. (Porque el libro es finito).
De todos modos, os dejo igualmente fragmentos del libro, porque seguramente que este tampoco lo encontréis.

Las ciudades colgadas
De los libros,
Los sucesos de la calle…

Palabra
Remoto
Zumbido,
Esquivo
Contorno.

Furioso,
Derribo
Insomnio
Y antojo
.
Una buena forma de adentrarse en el mundo de la poesía, es leer blogs en los que los autores publican sus poemas. Os deja aquí varios enlaces por los que yo suelo pasar, por nombrar alguno, aunque me paso por muchos otros también:
.
De La Sonrisa de Hiperión: http://lasonrisadehiperion.blogspot.com/
De un segundo congelado: http://afrozensecond.blogspot.com/
.
Pero hay muchos más. Y si queréis recomendar algún blog de poesía que no conozca, ésta es la mejor ocasión.
.
Nota: nuevos detalles sobre mi primera novela, solo en: Escritos y Proyectos.
.

Tombuctú

Cuando supe que este libro que mucha gente recomendaba por la red, trataba de la historia de un perro, no me lo pensé dos veces. Me puede la pasión por los perros y unida a la de los libros, pues hacen un coctel explosivo. Tenia miedo por si le pasaba algo triste, porque soy muy sensible a lo que les pueda ocurrir.
Al final decidí leérmelo de todos modos y me ha gustado. Es un chucho (me encanta esa palabra) callejero de un hombre que es un poeta vagabundo.
No sé si visteis hace unos meses el estreno de un programa nuevo de Cuatro, donde cada 21 días echan un reportaje con la periodista viviendo en la piel de las circunstancias de otras personas. Ya ha estado sin comer 21 días, fumando porros también 21 días y viviendo en una chabola. Bueno pues el primer programa fue viviendo 21 días en la calle. Nos hace conocer mejor esos problemas y además la periodista Samanta Villar, (en el enlace podeis ver todos sus reportajes), me encanta porque es muy natural y cuenta lo que le va pasando. En concreto, el de ese día, de los vagabundos, me pareció una buena forma de ver lo que se siente y de solidarizarnos más con ese tipo de personas que han tenido mala suerte o se han visto en una situación penosa por diferentes circunstancias.
Lo primero que hice cuando empecé a leerlo fue imaginarme a Mister Bones, y me lo imaginé más o menos como el de la foto.
Me gustan tanto los perros que los humanizo como lo hace Auster en el libro, en el sentido que de piensan y se comunican con nosotros a su estilo.
¿Habéis escrito algún relato cuyo protagonista fuera un animal, o haciéndole coprotagonista? ¿os gustan los perros?, ¿tenéis alguno? ¿De qué raza?, (este es un dato indispensable para mi, jeje).
Por último, si os gustan los perros y las historias de poetas. Os lo recomiendo, a mi sí que me gustó. Os dejo un aperitivo:
.
"Eso es lo que siempre he soñado, Mister Bones, mejorar el mundo. Llevar un poco de belleza a los grises y monótonos rincones del alma. Se puede hacer con un tostador, con un poema y se puede hacer tendiendo la mano a un desconocido. Da igual como se haga. Dejar el mundo un poco mejor de como lo encontramos. Eso es de lo máximo a que puede aspirar un hombre"
Paul Auster.
.
Nueva entrada en Escritos y Proyectos.
.

Los protagonistas de nuestras novelas

Parte II

Hablábamos, en la entrada anterior, de la creación de nuestros protagonistas. De sí eran afines a nosotros o podíamos desvincularnos de ellos. Entonces se me viene otra cosa a la cabeza, ¿sois capaces de hacerlos sufrir?, una cosa es que sufran o mueran alrededor otros personajes, pero ¿y qué pasa con vuestros protagonistas?, ¿habéis hecho que muriera alguna vez alguno?, ¿vuestros finales suelen ser catastróficos para ellos?, os contaré un secreto. Es cierto que para que un proagonista sintonice con el lector, tiene que sufrir, más o menos, pero tiene que ser algo desdichado. No nos gustan los personajes totalmente felices a los que no les pasa nada. Así que eso va irremediablemente en las novelas, también en las mías. Los protagonistas sufren y luchan contra sus propios miedos y contra enemigos, pero si os digo la verdad, no me gusta dar finales desastrosos para ellos. Al final les cojo tanto cariño que no puedo. Será también porque cuando leo un libro o veo una película no me gusta que el final sea tan amargo. Claro está pasando cosas penosas por el camino, pero es como decían en el reportaje del como se hace House. Decían que solían acabar los capítulos con un halo de esperanza, aunque muriese el paciente, porque la gente no quería ver tristeza. Y creo que en mi caso es verdad. Todavía estoy traumatizada con la película de Camino. Muy buena, no lo niego, peor no creo que quiera volver a verla. Y aunque sabes bien de que va, no puedes imaginarte lo que puede dolerte por dentro los acontecimientos que se van sucediendo.
Si algo tienen mis novelas, no es sufrimiento para el lector. No me gusta que se angustien leyéndolo, porque no me gusta a mí, y ya dije que si escribía para alguien, primero era para mí, ya que no me dedico al oficio. No escribo de guerras, ni de masacres ni de injusticias grandiosas. Valoro el trabajo que consigue arrancar el llanto a los lectores o espectadores que lo vemos, pero cuando se rebasa el límite, ya no se disfruta. Me gusta que los libros me hagan reír o llorar, pero no sentir un desasosiego que dure días. Prefiero que la gente tenga ganas de releer una novela mía y que no remueva tanto los sentimientos, a que diga: es muy buena, pero es tan fuerte que no me la volveré a leer.
Si queréis me podéis llamar proyecto de escritora light, no me importa. Escribo historias de gente normal para gente normal. Para entretener, para indignarse con algún que otro personaje, para enamorarse tal vez de otro, para reír, pasar el tiempo o incluso pensar. Y para esa clases de obras, sin duda maestras, que nos desgarran el alma por dentro, se las dejo a los profesionales que saben hacerlo y muy bien.
Y vosotros ¿sois muy crueles con vuestros protagonistas? ¿sobreviven siempre? ¿escribís sobre sangrientas guerras o aberraciones de la humanidad?
¿Qué pretendéis conseguir con vuestros protagonistas y novelas?,
¿entretener, hacer reír, hacer pensar, hacer llorar…?
.

Los protagonistas de las novelas

Parte I

Pensando en todas las protagonistas de mis novelas, porque siendo varias o una sola, siempre son chicas, me he dado cuenta de que, de momento, no puedo escribir sobre otro tipo de personas. Es decir, no puedo escribir una novela en la que el protagonista sea una persona mayor, o un chico (a saber que tienen en la cabeza (es broma)...), o incluso de una chica que no tenga algunos aspectos o rasgos de mi. Poco a poco voy introduciendo algún que otro chico y le voy dando mas protagonismo, como ya digo no lo hago por un sexismo enfermizo sino porque me cuesta mas saber que podría pensar o sentir en cada momento. Pero de lo que de momento no escribiré será de personas mayores (porque me aburre un poco) o de niños, (porque nunca me ha dado por ahí). Si nos pasa algo así, ¿creéis de verdad que podemos ser escritores?, cuando empezamos creo que tenemos muchas limitaciones. Escribimos sobre nosotros mismos y las cosas que nos pasan o podrían pasarnos, en un lugar que conocemos y los personajes de alrededor poseen unos rasgos de personas que hemos conocido en algún momento.
Poco a poco ese abanico se va abriendo, porque vamos experimentando en nuestra vida, y las cosas que nos suceden y las personas que vamos conociendo nos dan mas sabiduría y mas instrumentos para crear nuevas historias. Por eso supongo que hay muy pocos escritos jóvenes, no ya solo porque cueste hacerse un camino en el mundo editorial, sino porque nos falta información, y es lo normal. Que nadie se preocupe, si no ha cumplido los veinte, y se ha quedado sin ideas que escribir. Sé que este blog lo visitan personas con edades por debajo de los dieciocho, que les gusta escribir. Mi consejo es que lo sigan haciendo y se formen, también como personas, pero que no se precipiten a mandar sus trabajos a editoriales, porque en la mayoría de los casos serán rechazados, y no porque sus trabajos sean malos, sino porque les falta madurez. Sé que es irse un poco del tema, pero está, a mi entender ligado totalmente a construir un buen protagonista. A veces pecamos de escribir como si fuera un diario de nuestra vida, o de lo que podría pasarnos, pero esos escritos, que personalmente son muy válidos, no sirven para construir un personaje real, o quizás si, pero tal vez sea el motivo por el que solo somos capaces de escribir una novela o un relato. Porque a la hora de escribir sobre otro protagonista, no nos salen mas que rasgos del primero.
Os cuento todo esto porque cuando yo tenía quince años y comencé a escribir, me pasa un poco lo mismo. Ya os he hablado de mi primera novela y bueno, la protagonista, Mel, no lo voy a negar, se parece a mi en muchas cosas. No es malo fijarse en nosotros mismos y en como actuaríamos o como nos gustaría actuar ante los acontecimientos que ocurren en la historia, pero si caemos en escribir todas las historias con un mismo protagonista encubierto, es decir, como si fuera otra persona, puede que no consigamos el resultado que queramos. Según va pasando el tiempo y vas experimentando y dejando atrás novelas empezadas, te das cuenta de tus fallos, de protagonistas que se parecían demasiado, de historias con fallos o tramas insuficientes, que nos servirán para crecer nosotros mismos y dar mayor calidad a nuestros protagonistas. De todo esto os voy hablando también en el otro blog, para quien le interese profundizar en el tema.

Las claves para conseguir un buen protagonista son: impregnarle de una identidad única e intransferible, que bien puede parecerse a otros, pero no ser igual, ya que las personas la tenemos; darle credibilidad, (con algunos de nuestros rasgos, o de alguien que conozcamos); y también pienso que es imprescindible que sean afines a nosotros. Ya que sino, nos aburriremos de escribir sobre él. Al menos estos consejos son los que yo creo que funcionan, ya que es lo que he ido viendo yo durante estos once años que llevo escribiendo novelas. (Si me he olvidado de alguna, no os olvideis de apuntarlo, pero esas creo que son las esenciales).

Y ahora unas preguntillas para crear el debate, que viene siendo habitual:


¿Vuestros protagonistas se parecen a vosotros?, ¿cuánto?
¿Habéis escrito una novela y no se os ocurren más, habéis pensado que tal vez sea por esto?
¿Escribís sobre el sexo opuesto o sobre personas que son más mayores o más pequeñas a vosotros?
¿De dónde soléis sacar la información para crear vuestros protagonistas?
.

Documentación para ambientar nuestras novelas en los mejores escenarios

Los escritores dicen que no hay nada como viajar a un lugar para poder documentarse y poder así describir mejor los escenarios de cada novela que se escriba, pero los escritores noveles, que no tienen ni tiempo (ya que trabajamos en otras cosas) ni el dinero suficiente (que viajar cuesta lo suyo), no tenemos la oportunidad de viajar a todos los lugares que nos gustaría para poder escribir nuestras novelas a la perfección. Supongo que si alguien viaja, por ejemplo a París (ya que es un destino que casi todo el mundo nombra y yo no seré menos), y se le ocurre una idea allí, o después, es más fácil. O si tenemos la posibilidad de elegir un sitio porque queremos ambientarla allí. Pero ¿tenéis la posibilidad de ir a todos los lugares que queréis describir en cada historia?, supongo que no, al menos yo no, y menos en esta última, que la protagonista, como ya os comenté, se iba a recorrer todo el mundo prácticamente.
También existe la teoría de que, un buen novelista, no necesita ir a un lugar para describirlo. Pero creo que necesitamos un mínimo de información sobre el lugar para no entrar en incongruencias, y quien dice un mínimo, dice un máximo. Por mi parte, para documentarme, me he metido en Internet, he mirado revistas, he preguntado a la gente, y a vosotros en el blog, he visto reportajes y he recordado algunos datos de cada lugar que podían ser interesantes, pero si hay algo que no podemos descubrir de ninguna de las maneras, o es muy complicado, no dudo en disimular las carencias con alguna ingeniosa idea de disimulo, yo creo que los hay en todos los libros. Un consejo, si no sabes algo, no te lo inventes, simplemente tápalo inteligentemente con otra cosa.
Como habéis dicho en la encuesta anterior, hay muchos lugares a los que nos gustaría ir, pero creo que no tendremos posibilidad de ir a todos. De momento, lo que si estoy consiguiendo, poco a poco, es conocer toda (o casi toda) España. Al menos ir a todas las provincias, y eso más o menos se puede ir consiguiendo. A penas he pisado tres países mas que España (y ya es bastante puesto que hay gente que no ha podido ir a esos sitios), pero mientras tanto recorro España, que no tiene nada que envidiarle al resto del mundo.
Por ejemplo, este puente, pude escaparme a unos pueblos de Salamanca, por la sierra de Francia. Ha sido un viajecito muy completo. Esos pueblos son auténticamente medievales y son dignos de conocer. He tenido un poco de todo, montaña, bosques, ríos, sol y ¡hasta nieve! Os dejo algunas fotos para que os hagáis una idea mejor. Os recomiendo un fin de semana por estos pueblos.


















Aunque parezca que no, este viaje me ha servido, para mi novela, porque he pensado en cosas que ocurren cuando viajas que tengo que tener en cuenta en la historia. Hay cosas comunes a todos los viajes, sean a donde sean, y son esos detalles de los que también tenemos que beneficiarnos a la hora de escribir la historia de viajes. Bueno, esta novela no es de viajes en si, digamos que era inevitable que haga esta vuelta al mundo, pero de lo que trata es de la persona que recorre todos estos viajes.
Lo que está claro es que la literatura está ligada a viajar, tanto para describir ciudades o pueblos que existan, o paisajes inventados, conocer y tener nuevas experiencias que enriquecerán nuestros escritos.
Ya que conozco de España muchos pueblos y ciudades muy bonitas, y me gustaría conocer las que me faltan, tengo pensado hacer algo en el blog sobre este tema, pero ya iré pensándolo mejor.
¡Y ya sabéis, viajad todo lo que podáis, documentaros en todo lo que no conozcáis, y escribid mucho!

Nueva Entrada sobre este tema y la presentación de la casa de Susan, en Escritos y Proyectos.
.