A veces, escribo de más...

..........................................................................................................Y ésta, es una de esas veces.

Las diferencias entre tener un blog y ser un Blogger

Hay ciertos aspectos que nos hacen Blogger o no. A continuación os cuento cuales son estas claves que a mi parecer son las que definen un verdadero Blogger. Que cada uno se haga examen a sí mismo. (Y si se acaba de crear el blog, dejar que pasen unos meses, pues estas cosas se van aprendiendo con el tiempo).
Lo único que tienen en común alguien que tiene un blog, con un Blogger propiamente dicho, es que tienen un blog, hasta ahí nada nuevo. Una vez que se crea y que se comienza a publicar entradas, hay una serie de diferencias notables. Por ejemplo, que existen unas reglas morales que hay que cumplir, como unas normas que no están escritas en ningún sitio, pero que son necesarias, (como las cívicas en la calle) ya que esto no deja de ser una gran comunidad en la que conviven muchas persona diferentes pero con los mismos derechos. Quien tiene blog tiene que cuidar de sus lectores, la gente lee o comenta los blogs que quiere y no es obligatorio que tengan que pasar por el nuestro a dejar un comentario o leernos para siempre. Si hay una libertad de expresión para escribir en nuestro blogs también la hay para leer el de los demás.
Os comento todo esto porque últimamente me he dado cuenta, y por lo que he leído en algún otro blog, es una crisis bloguera por la que todo el mundo, más o menos, pasa. En la que nos damos cuenta que también hay una serie de circunstancias malas que empañan los blogs (aunque también hay muchas buenas).
Podemos escribir, comentar o leer los blogs de los demás cuando lo deseemos, por mi parte no me gustaría que se convirtiera para nadie en una obligación o en un escaparate de publicidad. Algunos paseantes de blog creen que los demás no se dan cuenta de las intenciones que tienen, pero creedme, eso se nota.
Un Blogger es alguien que no trata a sus lectores como simples números, que se comunica con ellos y que se preocupa por sus blogs. Básicamente es tener respeto por lo demás, que detrás de cada blog, hay una persona que trabaja cada entrada, con sentimientos y esfuerzo. Hay otras muchas características, pero creo que estas son las básicas, y quien no los cumpla, tiene un blog, que es muy lícito, pero le queda por aprender que es ser un Blogger. Lo bueno es que nunca es tarde para retomar el buen camino.
¿Y tú, te consideras Blogger?, ¿por qué?, ¿también tienes paseantes de blogs en el tuyo? ¿te sientes idencificado con esta entrada?
.

¿Quién crea los Best Seller?

A raíz de la última entrada donde hablábamos, sobre todo del caso del Código Da Vinci, salió a la luz un debate sobre la conversión de un libro en Best seller. Cierto es que hay estudios de marketing y fuertes lanzamientos publicitarios que nos hacen conocer el producto, en este caso el libro elegido. Las editoriales tratan de vender sus libros, cosa de la que viven y que algunas veces los escritores olvidan, sobretodo los noveles. Pero, realmente, ¿son esos lanzamientos los que hacen que se venda un libro?
En el curso de técnico editor, se habló de este tema y uno de mis profesores nos dejó una de sus interesantes frases, las cuales siempre te hacen pensar: "lo que no se conoce, no se vende. Ni se habla de ello, ni bien ni mal, porque no existe"
Está claro que el primer punto para que un libro sea best seller es que se conozca. Y para ello se hacen esas campañas publicitarias. Algunos libros, o más bien algunos escritores, cuentan con mayor capital a la hora de darse a conocer.
Ahora bien, si un libro se vende, también es porque la gente los compra. Hay quienes, como ya hemos hablado en otras ocasiones, compran libros para regalar y se dejan guiar por modas o por los libros mas vendidos, cosa que contribuye a que esos libros sean mas vendidos, pero para que toda esa gente los conozca como best seller, alguien lo ha tenido que comprar antes. Y desconozco si algunos libros se lanzan directamente como best seller, cosa que me parecería un engaño.
Creo que los lectores podrían hacer best seller a cualquier libro, por ejemplo cualquiera de los libros de algunos de vosotros que tenéis editado en bubok. Lo que ocurre es que los conocemos pocas personas, y la mayoría de las veces no nos pondríamos de acuerdo. Y a la larga todos nos fiamos mas, de primeras, en libros de autores famosos que de libros de escritores noveles.
Seguramente, y por ahora, ninguno de nosotros conseguirá ser uno de los mas vendidos, pero lo que sí podemos hacer es, aunque sea a través de los blogs, darnos a conocer, ya que a veces, podemos tener gratas sorpresas. (En su momento, ya os contaré lo que me ha pasado para deciros esto).
Por último, unas preguntillas, como viene siendo habitual. Algunos de vosotros “criticáis” en cierta forma esta clase de libros, por ejemplo la clave Gaudí, del que hablamos en la entrada anterior, pero, ¿y si consiguierais vosotros ser autores de uno de esos libros, que vendierais tanto que la gente opinara de vuestros libros que se han vendido mucho pero que carecen de calidad?. Si la única manera que tenéis de publicar es esa, ¿lo haríais?
.

La clave Gaudí

Nada mas comenzar a leer, y si previamente nos hemos leído el código da Vinci, que seguro muchos de vosotros lo habréis hecho, comenzaréis a ver demasiadas similitudes con este libro. Para empezar los protagonistas son un chico y una chica. La muchacha es la nieta de un hombre muy viejo que guarda un gran secreto de una orden secreta. La joven tiene que descubrir los enigmas mientras los malos los persiguen para matarlos. Es decir, que la idea no es muy original, es uno mas de todos esos libros que salieron aprovechando el boom del código da Vinci, pero aún así me ha parecido un libro entretenido y además como cuenta cosas sobre Gaudí, y sobre Barcelona, ciudad que me fascinaba antes de conocerla, y aún más después de hacerlo. Pues me lo he pasado bien leyéndolo, que es lo que tienen que conseguir los libros, ¿o no?, no será uno de mis preferidos, pero tampoco lo pueden ser todos, así que le damos el aprobado porque cumple su misión de entretener.
Ahora que también pienso que leído uno de todos estos, leídos todos, y que como el del código da Vinci, que seguramente fue porque fue el primero que salió, ninguno.
¿Qué pensáis del código da Vinci?, ¿y de los libros llamados comerciales?, ¿Qué pensáis de que otros autores aprovechen el tirón de un tema que ha tenido éxito?
.
.
.
Foto de la Sagrada Familia, Barcelona. Tomada de Google.
.
.
PD: Nueva entrada en: Escritos y Proyectos
.

Cuestión de Sexo

Parece que hay una epidemia por hacerse publicidad a sí mismos (o a amigos), paseándose por los blogs ajenos. Está bien hacer conocer nuestros blogs a través de otros, pero por lo menos que la publicidad no sea tan explícita, porque yo al menos, no la voy a publicar. Y dicho esto, voy a hacer mi propia publicidad.
No suelo hablar de programas de la tele, aunque hay varios que me gustan y tal vez hable en algún momento dado a partir de ahora. Os quería hablar de una serie que emite cuatro (hoy por hoy, la cadena que me parece más seria o más entretenida en cuanto a contenidos), se llama cuestión de sexo.

El miércoles que viene comienza la tercera temporada, y os la recomiendo. Y ¿porqué os cuento esto?, pues porque una de las actrices protagonistas es mi prima tercera. Así es. Se llama Carmen Ruiz, y para más señas, os pongo unas fotos. (Las primeras de la Segunda y tercera temporada, con los nuevos personajes)
Su historia bien podría asemejarse a la de los escritores noveles, que un día se dan cuenta de que su vocación es escribir. A ella le pasó algo parecido y quiso dedicarse al mundo del teatro, donde comenzó. Pero su carrera, poco a poco, ha ido aumentando en importancia, hasta que se dio a conocer con la serie: Mujeres. Que emitía la 2, unos años después a que la grabaran. Es decir, que televisión española la dejó guardada en un cajón, como tantas otras, hasta que se decidió a emitirla, cuando vieron el éxito que obtuvo en Italia. Solo grabaron una temporada, pero esa serie me gustó mucho y a la gente que la vio, con la que he hablado del tema, me dijo lo mismo.
Su pelotazo fue salir, después, en la serie: Yo soy bea. Era la recepcionista. Como Chusa, estuvo mucho tiempo y la gente empezó a conocerla por la calle.
Esta última serie, en la que ya lleva tres temporadas, en la que casualmente se llama Elena, y sigue teniendo tanto éxito como cuando empezó. Yo tengo ya ganas de ver el estreno, y seguir viéndola.
Por cierto, que en el cine ha hecho también algún papel. El más destacado, en la película de Mortadelo y Filemón.
Lo suyo son los papeles cómicos.
Su historia nos puede servir para ver que hay veces que los sueños se cumplen, y que con trabajo y esfuerzo se puede conseguir nuestras metas.
.

Nadie vale más que otro

Este es el último de los libros que comentaré de 2008. Porque ya tengo varios comentarios de los primeros libros que he leído en 2009 que están ansiosos por ser parte de este blog. (Esto lo escribí antes del mensaje que me escribió Lorenzo Silva).

Lorenzo Silva no defrauda. Todo lo que cae en mis manos de este fabuloso escritor, me engancha desde el primer momento. Este libro es una recopilación de cuatro relatos donde narra cuatro historias de Bevilacqua y Chamorro, dos personajes que se hacen querer. Como bien dice él en la nota del autor, no son historias con grandes enigmas que descubrir, sino casos de a diario. Pero no por ello menos interesantes.
Os lo recomiendo encarecidamente como todo lo de Silva, pero también os recomiendo comenzar por otros libros porque este ya es para quien los conozca, en plan coleccionistas.
El título me parece que está muy bien escogido, y que es una verdad como un templo que deberían escuchar muchas personas.
Y como no, junto a la frase del título, os dejo una de las muchas joyas que se pueden sacar de los libros de Lorenzo.

"La ignorancia, junto a la indiferencia, es la madre de casi todas las injusticias"
.

Próxima inauguración: Escritos y Proyectos de Proyecto de Escritora

Parece mentira que hace unos cuantos meses comenzara la aventura de escribir este blog y ahora me esté embarcando en escribir un segundo, en esta entrada 99 (aunque para mí es mas como un anexo a este primero).
¡La espera ha acabado, ya está aquí!
Mañana es la inauguración y le he llamado: Escritos y Proyectos de Proyecto de Escritora (parece un trabalenguas, ja,ja). En él, como dije, conoceréis un poco más a la autora de este blog, pero sobretodo sus escritos y sus proyectos (que para eso tiene ese nombre). En el hablaré de mi experiencia, los problemas que me han surgido y algunos consejos para aquellos que empezamos a escribir. Quizás de mis errores (y de los vuestros) podamos aprender todos y avanzar para mejorar en nuestra forma de escribir, para llegar a las metas que cada uno se haya propuesto.
Espero que os guste.

¡Estáis invitados!

.

Control remoto

Voy a seguir publicando las opiniones de los libros que se me quedaron en el tintero en 2008 Y que tengo escritas desde entonces. Allá va la de: Control remoto.

A veces existen casualidades extrañas. Resulta que vi en la biblioteca un cartel de un concurso de narrativa que parecía estar bien, pero es lo de siempre, te preguntas: ¿qué tipo de novela les gustará?, ¿cuál les mando para tener mas posibilidades?, unos días después, en la mesa de mi curro donde cada mes hay libros nuevos para coger, había uno en el que ponía: Premio río manzanares de novela. Me hizo mucha gracia y lo cogí, así podría descubrir que clase de obras les gustaban.
Ahora ya me lo he leído. Y aunque la historia es surrealista a mi modo de ver, es entretenido. Se supone que la historia es realista y que sucede en Madrid, pero creo que ambas premisas no se cumplen. Madrid aparece solo de lejos, en una breve descripción de la M40 creo. Y la historia, sobre enredos amorosos, es demasiado enrevesada. Vamos, que yo pienso que no es creíble del todo.
La protagonista tiene un lío con un hombre casado, hasta ahí nada novedoso. Se hace amiga de su mujer y tiene un móvil para comunicarse con cada uno. Este detalle está bien pensado y puede traer muchas situaciones para contar. Pero después aparecen cuatro personajes más que se entrelazan en la historia y es lo que cada vez queda menos verosímil. Por lo que ese desenlace de los acontecimientos no me agrada del todo, aunque el final lo arregla. Es un libro ameno que nos entretendrá por unas horas.
.
¿Pensáis que los premios que se dan son justos, Que leen todas las obras?
.

Os escribo un fragmento que me gustó especialmente, porque ¿a quién no le ha pasado esto alguna vez?:

"Nada. Después del largo descenso hasta la sala, impaciente ante la idea de haber recibido llamadas perdidas o mensajes angustiosos por mi falta de respuesta, volvía a encontrarme cara a cara con la apatía de mis dos teléfonos. Sus pantallas permanecían incólumes, hieráticas en su cuadratura, inexpresivas y planas igual que comodines de una baraja"

Maria José Coldes.

Incólume: Adj. sano, sin lesión ni menoscabo. (Menoscabar: disminuir, deteriorar, causar mengua).

.

Resultados de la mini encuesta: hábitos de escritura

Hay muchos tipos de escritores noveles, dentro de poco haré un listado sobre los tipos que hay, (o que creo que hay), pero ahora vamos con los resultados que han surgido de vuestras respuestas, y también de las mías, pues me uno, como siempre, a las encuestas.
Hay muchas variables a la hora del número de obras o de los años que se lleva escribiendo, en lo que coincidimos todos es en que hay que dedicar a la escritura un tiempo diario. Ese tiempo va desde media hora a tres. Pero varía en función de como nos encontremos el día en concreto.
Cuando hice la encuesta me centré más en la escritura de novelas, ya que escribir relatos (cuya extensión puede ir desde medio folio hasta veinte páginas) y el tiempo que se le dedica a esta práctica va desde un día (en los casos de los relatos cortos) y hasta 3 semanas en los relatos un poco más extensos, ya que contamos con la parte de corrección, que siempre nos llevará algo más de tiempo que el hecho de escribirlo.
En cuanto a las novelas, el tiempo para escribirlas, según nuestros resultados, va desde los dos meses a los cuatro años. Teniendo en cuenta la extensión de las mismas (una novela corta que podría extenderse desde los 50 folios a los 100. Y una novela larga, de 100 en adelante), el tiempo de dedicación, la información que necesitemos recopilar y las correcciones. Sobre la media de tiempo entre todas las novelas, el dato es más subjetivo, ya que muchos de vosotros habéis escrito un ejemplar, por lo que no se puede hacer una media. Pero, entre las respuestas de las personas que han escrito más y los tiempos que habéis apuntado en el anterior punto, podemos decir que la media va desde 6 meses a un 1. Y en el caso de novelas más grandes, de 1 año a 3.
La media de edad a la que hemos empezado a escribir en serio, ya que muchos coincidimos que ya en el colegio escribíamos cuentos o pequeñas historias con 7 u 8 años, sería a partir de 13 años. Edad en la que, más o menos, todos coincidimos, que debe ser la edad en la que se despierta el gusto por la escritura.
En cuanto a concursar en algún certamen, hay quienes lo han hecho con poca experiencia y coinciden en que se precipitaron. En este punto estoy de acuerdo. Hay que dejar pasar algo de tiempo para mejorar y poder presentar, (ya sea a concurso o editorial) nuestro trabajo, mas elaborado.
A partir de la edad en que comenzamos a escribir (ya sean 13, 14, 15 o alguno más), no paramos de seguir inventando historias y plasmándolas en un papel. Nadie ha perdido el gusto por ella, sino más bien ha ido aumentándola. No deja de ser un hecho curioso.
Podemos decir, en conclusión, que la escritura engancha. Que cuando lo pruebas siempre quieres más y con los años te haces más adicto. Uyuyuy, a vosotros no sé, pero a mi esto me suena a droga dura…

Por último, agradeceros vuestra participación a todos: (Erebiel, Arwen Anne, Nay Tiyi, Jose Alberto Caja, Alyssa, Vicent, Blas Malo Poyatos, Martikka, Isabel, Dara Scully, Angela, Romu, Mer GG, Alicia, Driada, Digler, Lola Mariné, Favio, Adr, y a los que hubiesen participado de no haber sido porque no suelen escribir).

Siento deciros que estáis enganchados a la escritura, y eso, creo que no se cura. Pero podemos hacer terapia.

"Hola, soy Elena, y soy adicta a las letras escritas"
.